Publicado 08/06/2020 14:20CET

El 91% de las personas con dolor crónico asegura que el confinamiento le ha afectado emocionalmente

Hombre con joroba, dolor de espalda
Hombre con joroba, dolor de espalda - FIZKES/GETTY - Archivo

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

El 91,4 por ciento de las personas con dolor crónico afirma que el confinamiento ha afectado a su estado emocional y un 63 por ciento apunta que su sueño es peor que antes de la pandemia, según una encuesta realizada por Sociedad Española del Dolor (SED) a 340 participantes, que refleja, además, que solo el 49 por ciento ha mantenido el ejercicio físico diario recomendado por los profesionales sanitarios.

En este sentido, los profesionales sanitarios especializados en dolor recomiendan la actividad física y no descuidar la salud mental. "Existen múltiples trabajos donde se indican los beneficios de la actividad física en diferentes tipos de dolor crónicos. El abanico comprende enfermedades como la fibromialgia, hasta cuadros de dolor en pacientes oncológicos (dolor asociado a la quimioterapia), donde los ejercicios aeróbicos de cierta intensidad son capaces de disminuir la sensación dolorosa", señala el doctor Alfonso Carregal, vocal de la Sociedad Española del Dolor.

Además, el 59,4 por ciento de las personas con dolor percibe que el confinamiento ha incrementado su problema de salud, según la encuesta de la SED, que apunta que la mayoría de los participantes en el estudio percibe un empeoramiento de su dolor debido al sedentarismo provocado por la pandemia del COVID-19.

"Solo el 6 por ciento ha percibido una mejoría en su estado de salud debido a que ha visto aumentado su tiempo de reposo, frente a trabajos exigentes físicamente. Es sabido que muchos dolores que afectan al sistema musculoesquelético son más prevalentes en las fases de actividad laboral de los pacientes; muchos trabajos imponen una carta física a los pacientes muy alta. Asimismo se sabe que ciertas situaciones de estrés laboral pueden aumentar la percepción de dolor. Estas circunstancias podrían explicar la disminución de dolor en este porcentaje de pacientes", concluye Carregal.

Para leer más