Actualizado 25/10/2010 19:14 CET

El 80 por ciento de los deportistas federados nunca se ha sometido a un electrocardiograma

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

Entre el 70 y el 80 por ciento de los deportistas que están federados en España no se han sometido nunca un electrocardiograma de reposo a instancias de su club, pese a que la realización de esta prueba médica puede advertir de la presencia de cardiopatías y prevenir casos de muerte súbita.

Así lo ha asegurado el presidente de la Sociedad Española de Medicina Deportiva, el doctor Pedro Manonelles, quien insiste en declaraciones a Europa Press en la necesidad de "concienciar" a las instituciones deportivas y a los clubes para que "hagan un seguimiento" y "protejan la salud de sus deportistas".

Tras el infarto sufrido este fin de semana por el futbolista de la Unión Deportiva Salamanca Miguel García, este experto ha recordado que "hay que intentar conocer aquellos deportistas que tienen riesgo de presentar una muerte súbita", para lo que es necesario "un buen reconocimiento previo" que todavía no está extendido a todos los niveles de competición.

La actual Ley de Protección de la Salud y Lucha contra el Dopaje en el Deporte ya prevé la realización de reconocimientos médicos y, desde hace unos meses, y a iniciativa del Consejo Superior de Deportes, se está trabajando en un reglamento que obligue a realizar reconocimientos médicos a todos los deportistas federados.

La propuesta inicial es que se haga un reconocimiento que sea "factible", ya que algunas iniciativas como la impulsada en Italia, incluye la realización de ecocardiogramas, una técnica complicada que "no es factible" en todos los niveles de competición, ya que "estamos hablando de más de tres millones de reconocimientos".

Según reconoce Manonelles, hay consenso en que "lo mínimo que se debe realizar es un electrocardiograma de reposo". Aunque el objetivo es que esta prueba se realice cada dos años, insiste en que "el más importante es el primero", sobre todo dado el alto porcentaje al que "no se les ha realizado nunca una prueba de este tipo".

"Es primordial", asegura Manonelles, dado que de las exploraciones físicas "es la que más rinde", dado que "da mucha información y permite diagnosticar muchas enfermedades de riesgo".

"CADA CASO ES DIFERENTE"

Además, añade, en caso de detectar algún problema cardiovascular se pasaría a realizar un seguimiento anual acompañado de otras pruebas más precisas, si bien asegura que "cada caso es diferente".

El objetivo de esta obligatoriedad es "convencer y no imponer", asegura Manonelles, que reconoce no obstante que "cuando se habla de temas económicos la cosa cambia" y la voluntad de las instituciones de proteger la salud de sus deportistas puede verse alterada.

"No es lo mismo un equipo de élite que un club de barrio que tiene diez equipos de fútbol y casi 200 deportistas, para ellos va a suponer un encarecimiento muy importante y eso hay que contemplarlo, pero deber ser asumible", asegura.

Pese a todo, el doctor Manonelles asegura que la prevalencia de estas dolencias es la misma aunque "ahora se conocen más y tienen más repercusión en la opinión pública".