Unos 600.000 menores de 15 años fallecieron en 2016 por culpa de la contaminación

Fábrica contaminante.
PIXABAY
Publicado 29/10/2018 15:03:05CET

   MADRID, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado un nuevo informe sobre la contaminación del aire y la salud en el que avisa de que en el año 2016 unos 600.000 niños menores de 15 años fallecieron en todo el mundo por infecciones agudas en las vías respiratorias causadas por la contaminación

   Cada día, alrededor del 93 por ciento de los niños menores de 15 años en el mundo (1,8 mil millones de niños) respiran un aire tan contaminado que pone en grave riesgo su salud y su desarrollo. Además, y según el trabajo realizado por el organismo de Naciones Unidas, que ha sido presentado con motivo de la primera Conferencia Mundial de la OMS Conferencia sobre contaminación del aire y salud, las mujeres embarazadas que están expuestas al aire contaminado tienen más probabilidades de dar a luz prematuramente, y tener niños pequeños, de bajo peso al nacer.

   La contaminación también afecta el desarrollo neurológico y la capacidad cognitiva y puede desencadenar el asma, cáncer o diversas enfermedades crónicas. "El aire contaminado está envenenando a millones de niños y arruinando sus vidas. Esto es inexcusable. Todo niño debe poder respirar limpio. Aire para que puedan crecer y realizar todo su potencial", ha dicho el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

   Una razón por la que los niños son particularmente vulnerables a los efectos de la contaminación del aire es que respiran más rápido que los adultos, por lo que absorben más contaminantes. Además, están más cerca del suelo, donde algunos contaminantes alcanzan concentraciones máximas, en un momento en que sus cerebros y cuerpos aún se están desarrollando.

   Asimismo, la OMS ha recordado que los recién nacidos y los niños pequeños suelen estar en casa, y que si la familia está quemando combustibles, como la madera y queroseno, para cocinar, calefacción e iluminación, estarán expuestos a niveles más altos de contaminación que los niños que pasan más tiempo fuera del hogar.

   "La contaminación del aire está atrofiando los cerebros de nuestros niños, afectando a su salud de más de lo que sospechábamos. Pero hay muchas formas sencillas de reducir las emisiones de contaminantes peligrosos. La OMS está apoyando la implementación de medidas de política de salud, como acelerar el cambio a la limpieza Cocinando y calentando combustibles y tecnologías, promoviendo el uso de transporte más limpio, energía eficiente Vivienda y urbanismo. Estamos preparando el terreno para la generación de energía de baja emisión, más limpia, de tecnologías industriales más seguras y una mejor gestión de residuos municipales", ha zanjado la directora del departamento de Salud Pública, Determinantes Ambientales y Sociales de la Salud de la OMS, Maria Neira.

Contador