Publicado 03/12/2021 17:55CET

El 46% de las empresas reconoce no haber realizado una evaluación de los riesgos psicosociales

Imagen de dos trabajadoras en una oficina
Imagen de dos trabajadoras en una oficina - ASOCIACIÓN DE EMPRESAS DE VENTA DIRECTA

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

El 46 por ciento de las empresas no ha realizado una evaluación de riesgos psicosociales y, si lo hace, no se acompaña de un plan de acción específico. Así lo ha demostrado el III Observatorio en Entorno Laboral Saludable, que ha realizado Solutia Global Health Solutions, con la participación de Asepeyo y Cigna España.

Este estudio ha tenido como objetivo analizar las buenas prácticas empresariales en materia de salud laboral, así como identificar aquellas áreas que deben ser reforzadas. Las principales conclusiones del 'III Observatorio en Entorno Laboral Saludable' se han presentado este viernes en un encuentro 'on line', moderado por Elena Luengo, directora de Innovación de Cigna España.

En este sentido, la directora de Innovación de Cigna España, Elena Luengo, ha destacado el rol tan importante que tiene el bienestar mental para conseguir ser una plantilla resiliente. "Ahora más que nunca, es esencial tener en cuenta que la capacidad de adaptación y de sortear dificultades o de reconstruirse son habilidades que otorgan ventajas competitivas a las compañías a la hora de afrontar situaciones que generan miedo o frustración, convirtiendo cada momento en una oportunidad de crecimiento".

Por ello, ha continuado, "la implantación de herramientas que contribuyen a cuidar la salud mental de las plantillas es esencial para que tomen conciencia de sus emociones y aprendan a gestionar aspectos negativos como la ansiedad o el estrés, especialmente en situaciones de crisis".

Además, el informe ha revelado que el 80 por ciento de las
empresas encuestadas considera positivo implantar actividades saludables en la empresa y, el mismo porcentaje, afirma realizarlas actualmente. Entre estas acciones, destacan los reconocimientos médicos ampliados, las campañas de promoción de hábitos saludables y las campañas de vacunación. Por su parte, los programas de actividad física y salud mental, y los de envejecimiento, son las actividades que se impulsan en menor medida.

"El compromiso de la dirección y la participación de
los trabajadores y los recursos personales de salud, son las áreas que continúan requiriendo un mayor desarrollo. La Covid-19 ha sido un freno para muchas empresas porque ha obligado a paralizar la puesta en marcha o continuidad de todos, o la mayoría, de los recursos sanitarios. No obstante, también es relevante cómo muchas de las actividades que hasta ahora eran presenciales se han adaptado hacia formatos virtuales, César Castel.

Por último, ha hecho hincapié en el hecho positivo de que casi el 40 por ciento de las empresas encuestadas afirma haber sensibilizado o capacitado a los trabajadores en recursos para fomentar el bienestar emocional y reducir el impacto en la salud mental.

Asimismo, durante la jornada se han presentado otras conclusiones, como la necesidad de compromiso de la dirección de empresa para impulsar la puesta en marcha de cualquier política
de empresa saludable.