El 40% de los pacientes pediátricos con enfermedad inflamatoria intestinal presenta alteración del crecimiento

Actualizado 07/10/2014 9:21:07 CET

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

Casi el 40 por ciento de los pacientes pediátricos con enfermedad inflamatoria intestinal presenta alteración del crecimiento, según ha asegurado el experto de la Unidad del Cuidado Integral de la EII Pediátrica del Hospital Sant Joan de Déu (Barcelona), Javier Martín de Carpi.

Se trata de un problema que persiste en el tiempo de forma que, según el experto, el 31 por ciento de los adultos que fueron diagnosticados durante la edad pediátrica, presenta una alteración permanente de la talla. "Es una enfermedad crónica, cuyo tratamiento es muy complejo y requiere de una atención especializada y multidisciplinar", ha apostillado.

Este hecho, junto al aumento de la patología en la última década --se estima que el número de casos de la EII en niños se ha triplicado en los últimos 14 años en España--, hace que, a juicio del especialista, sea prioritario, la creación de unidades multidisciplinares en hospitales de referencia, algo que ya existe en la atención de la EII en adultos y que se están empezando a desarrollar en el caso de los niños. En este sentido, la Unidad para el Cuidado Integral de la EII Pediátrica del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona es la primera unidad multidisciplinar de EII Pediátrica en España.

Esta necesidad ha quedado patente en el marco del IV Curso de Enfermedad Inflamatoria Intestinal Pediátrica, que el Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (GETECCU) y la Sociedad Española de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (SEGHNP), con la colaboración de Otsuka Pharmaceutical, han celebrado recientemente en Barcelona.

"Se trata de organizar los recursos humanos de los centros para que en los hospitales de referencia exista un equipo formado, además del pediatra gastroenterólogo, por un cirujano especializado, nutricionista, radiólogo, psicólogo, etcétera, con el fin de poder ofrecer a los niños con EII una atención especializada desde una unidad multidisciplinar, algo que en la actualidad no existe en nuestro país", ha comentado Martín de Carpi.

TRATAMIENTO DE LA EII EN NIÑOS

Ahora bien, existen varios signos que deben alertar de la posible presencia de la EII: diarreas frecuentes con o sin fiebre y dolor abdominal a lo largo de los meses con pérdida o escasa ganancia de peso.

En este sentido, la doctora de la Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal en el Instituto Clínico de Enfermedades Digestivas y Metabólicas del Hospital Clìnic de Barcelona, Elena Ricart, ha avisado de que estos síntomas se confunden con síntomas funcionales o, incluso, anorexia nerviosa, lo que retrasa el diagnóstico y el inicio del tratamiento en un porcentaje importante de pacientes.

Así, una vez que la patología ya ha sido diagnosticada, los objetivos terapéuticos son similares en niños y adultos: control de la inflamación intestinal, curación mucosa, modificación del curso de la enfermedad y evitar complicaciones y efectos indeseables de los tratamientos.

"En los niños, además, se debe trabajar para garantizar un crecimiento y desarrollo adecuados. Para ello, la elección de uno u otro tratamiento se debe hacer a la medida del paciente y dependerá de diversos factores tales como la gravedad del brote, la extensión de la enfermedad y la edad del paciente", ha explicado el especialista de la Unidad de Gastroenterología y Nutrición Infantil del Hospital Materno de Málaga, Víctor Navas.

Por otra parte, los expertos han destacado el avance que han supuesto las terapias biológicas en el tratamiento de la EII, tanto en niños como en adultos. "Un alto porcentaje de pacientes responde a este tipo de tratamientos, si bien la tasa de respuesta se puede ir perdiendo a lo largo del tiempo, de forma que es fundamental contemplar la combinación con otras terapias y, asimismo, monitorizar de forma constante al paciente y su evolución", ha recalcado la doctora Ricart.

Otro tipo de tratamiento que se ha analizado durante el IV Curso de Enfermedad Inflamatoria Intestinal Pediátrica, es la Nutrición Enteral en primera línea, sobre la que se ha realizado un estudio en el que han participado 51 centros hospitalarios de toda España.

"En el estudio hemos visto que el uso de la nutrición enteral exclusiva como tratamiento de primera línea es muy frecuente y se mantiene durante 6-8 semanas en la mayoría de los pacientes. El conocer cómo se utiliza esta terapia en los diferentes centros españoles nos ha dado información para saber qué aspectos debemos mejorar y cuáles son las necesidades de estas unidades para instaurar de forma exitosa esta opción terapéutica. Las dificultades más frecuentemente encontradas por los encuestados son la falta de aceptación por el paciente y/o la familia y la falta de tiempo y/o personal auxiliar para colaborar en el seguimiento y soporte de estos pacientes", ha zanjado Navas.