Publicado 23/05/2022 10:58

El 40% de hospitalizados en Medicina Interna tiene dos o más patologías y fragilidad clínica

Archivo - Anciana, consulta médica, fragilidad
Archivo - Anciana, consulta médica, fragilidad - JAGGAER - Archivo

MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) -

Hasta el 40 por ciento de los pacientes de Medicina Interna cumplen esta condición, es decir, son pluripatológicos, y presentan, además, con frecuencia, fragilidad clínica, dependencia y están polimedicados. Además, se estima que hasta 6 de cada 10 (60 por ciento) de estos pacientes tienen un grado elevado de dependencia para realizar actividades básicas de la vida diaria (ABVD).

Así lo ha resaltado la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) con motivo de la XIII Reunión del Grupo de Paciente Pluripatológico y Edad Avanzada (PPyEA-SEMI), en el que un centenar de médicos internistas se han congregado en Madrid para analizar las principales novedades en el campo del paciente pluripatológico (aquel que tiene dos o más patologías a la vez) y de edad avanzada, un perfil de paciente cada vez más habitual en los Servicios de Medicina Interna de los hospitales españoles.

Esta población tiene, generalmente, una "elevada mortalidad durante los ingresos y en el seguimiento clínico, baja calidad de vida relacionada con la salud percibida y alta prevalencia de dependencia de la persona cuidadora". "Presenta una especial susceptibilidad y fragilidad clínica que deriva en una frecuente demanda de atención".

En la reunión, se han analizado las principales novedades respecto a este tipo de paciente en el campo diagnóstico y terapéutico y se ha destacado la "importancia que tiene realizar una valoración integral multidimensional, tanto en el paciente pluripatológico como en el paciente de edad avanzada, que debe incluir además de la valoración clínica, una valoración de la funcionalidad del paciente, de su estado de ánimo y de su situación cognitiva".

En palabras de la coordinadora del Grupo de Trabajo de Paciente Pluripatológico y Edad Avanzada de SEMI, Pilar Cubo Romano, en estos pacientes es clave también "valorar el balance riesgo-beneficio de cada uno de los tratamientos prescritos, ya que estos pacientes con frecuencia están polimedicados, y se debe individualizar la atención y establecer un plan de tratamiento adecuado y de forma consensuada tanto con el paciente como con sus cuidadores".

"La pluripatología no solo se define por la presencia de dos o más enfermedades, sino por una especial susceptibilidad y fragilidad clínica. Permite identificar a aquellos pacientes que tienen una frecuente demanda de atención por agudizaciones y aparición de patologías interrelacionadas que agravan su situación, con un deterioro funcional progresivo y un riesgo elevado de caer en la cascada de dependencia y discapacidad", se ha indicado en la reunión.

El perfil de los pacientes pluripatológicos hospitalizados en los servicios de Medicina Interna ha cambiado en los últimos años. Ahora, tienen "más edad, más deterioro funcional, dependencia y una estratificación pronóstica de mayor riesgo".

PATOLOGÍAS MÁS PREVALENTES

Según se expuso en el transcurso de la reunión, las patologías más prevalentes de los pacientes pluripatológicos que ingresa en los servicios de medicina interna son la enfermedades cardíacas (68 por ciento), seguidas de enfermedad renal crónica (49 por ciento), enfermedades neurológicas (43 por ciento) y respiratorias (32 por ciento).

También durante la reunión se han planteado nuevas formas de organizar la atención de los pacientes y cómo debe ser el hospital del futuro orientado a estos pacientes y el papel fundamental que tiene Medicina Interna en este contexto.

De la mano de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) se ha conocido la experiencia de los pacientes con patologías crónicas, cómo ha impactado sobre ellos la pandemia, y en qué medida puede ser útil para los pacientes de Medicina Interna "adquirir ciertas competencias digitales para el autocuidado y el manejo de sus patologías".

A lo largo de la reunión científica se ha recalcado que "es el sistema sanitario y no el paciente, el que debe adaptarse para ofrecer la mejor atención y evitar perjuicio para el propio paciente". La colaboración con otros servicios, a través de equipos interdisciplinares y sobre todo, la relación estrecha y continuada con Atención Primaria, es la "pieza clave para mantener al paciente pluripatológico en su lugar de residencia el mayor tiempo posible acercando la atención sanitaria al domicilio del paciente".