Publicado 17/12/2021 08:32

Unos 35.000 españoles están en diálisis, conoce en qué consiste y por qué es tan importante

Archivo - Dialisis
Archivo - Dialisis - ISTOCK - Archivo

   MADRID, 17 Dic. (EDIZIONES) -

   Los riñones son órganos vitales, es decir, los necesitamos sí o sí para vivir. Por suerte, cuando un riñón falla tenemos una alternativa, que es la diálisis, mientras que cuando otros órganos no funcionan correctamente, no contamos con ellas.

   "Las enfermedades del riñón son prevalentes y la diálisis es muy poco conocida por la población general. De hecho, un 15% de la población española presenta algún grado de afectación renal", advierte en una entrevista con Infosalus el secretario de la Sociedad Española de Nefrología, el doctor Borja Quiroga.

   Además, este especialista del Hospital Universitario La Princesa de Madrid destaca que la tecnología empleada para las diálisis ha avanzado mucho en los últimos 10-15 años, "Antes eran mal toleradas por los pacientes, condicionaban mucha comorbilidad, y ahora son más fisiológicas y compatibles, de forma que facilitan una mayor calidad de vida de los pacientes y con menores complicaciones", subraya este experto.

   Pero para que la diálisis sea necesaria debe existir un fallo renal avanzado. ¿Por qué los riñones son unos órganos tan importantes para nuestra vida? "Sin la función del riñón nos moriríamos en un periodo de 24-48 horas", zanja el doctor Quiroga.

   Según explica, la función principal de estos órganos es la de depurar la sangre. "Por ellos pasan muchos litros de sangre al día y su misión es la de eliminar todos los productos que pueden llegar a ser tóxicos, así como el agua que nos sobra. Es la depuradora del cuerpo", describe.

   Por suerte es un órgano par, es decir, que tenemos dos, lo que nos garantiza que en ausencia de uno, si por ejemplo tenemos un traumatismo o un tumor y nos tienen que quitar un riñón, o bien queremos hacer una donación, o nacemos con un solo riñón, que a veces pasa, el otro sería capaz de suplir su función, según prosigue el nefrólogo. Ahora bien, sí advierte de que generalmente las enfermedades que afectan a los riñones lo hacen a los dos a la vez, con lo cual la función se deteriora de forma global.

CUÁNDO ES NECESARIA LA DIÁLISIS

   Con todo ello, el secretario de la Sociedad Española de Nefrología subraya que es necesaria la diálisis cuando un paciente presenta enfermedad renal terminal, y ya en fases avanzadas, de forma que el poco funcionamiento que tienen sus riñones no es suficiente para depurar de manera segura todos los elementos de la sangre que pueden llegar a ser tóxicos, y precisa de una máquina que les depure la sangre.

   "En estos casos se necesita una máquina que supla la función del riñón, y este es el estadio final, el de diálisis, donde el paciente precisa de una máquina, que hay varios tipos, para suplir esa función de los riñones", remarca.

   Indica el doctor Quiroga que no hay enfermedades concretas, sino que la enfermedad renal puede ser consecuencia de enfermedades sistémicas, como por ejemplo la diabetes, o la hipertensión arterial, que sí afectan al riñón, o bien a enfermedades primarias del propio riñón y que hacen que se deteriore su función.

PAUTA GENERAL DE UN PROGRAMA DE DIÁLISIS

   Cuando un paciente va a diálisis precisa por regla general de un mínimo de tres sesiones a la semana para poder eliminar esas toxinas, y normalmente cuatro horas cada vez, apunta el experto. Eso sí, el doctor Quiroga remarca que cada vez más se intenta que la calidad de vida de estos pacientes sea la mejor, y para ello explica que toda la tecnología ha avanzado muchísimo en este campo y hoy en día hay dos tipos de diálisis que pueden realizarse de forma domiciliaria.

   Cita que en España hay 35.000 personas en diálisis, 30.000 de ellos hacen uso de la hemodiálisis, una técnica que suele realizarse en el hospital, pero que también puede ser domiciliaria. "Consiste en sacar la sangre paciente, pasarla por la máquina de diálisis que tiene un filtro, que elimina las sustancias nocivas, y esta misma máquina devuelve la sangre ya depurada al paciente. Esta es la hemodiálisis convencional, que se suele hacer en el hospital pero también se puede hacer en el domicilio", agrega.

   Después existe otro tipo de diálisis, según prosigue, totalmente domiciliaria, que es la diálisis peritoneal. Según describe este nefrólogo tiene la peculiaridad de que se hace a través de la tripa, donde se inserta un catéter tras una pequeña cirugía. A través del mismo se introduce un líquido de diálisis en el abdomen, donde permanece un tiempo, y donde se va depurando la sangre.

   "A través del peritoneo, que es una membrana, se introduce el líquido que se deja durante un tiempo. En este, el peritoneo es capaz de equilibrar las concentraciones de toxinas y de eliminarlas. El líquido se drena después, se saca sucio, y se vuelve a sustituir por líquido nuevo", sostiene.

EN QUÉ CASOS ES NECESARIO EL TRASPLANTE DE RIÑÓN

   En este contexto, el especialista indica que la alternativa a la diálisis es el trasplante de riñón, y que en España suele realizarse generalmente en pacientes que entran en diálisis. Sin embargo, resalta que hay algunos casos en los que se puede hacer un trasplante de forma previa al inicio de la diálisis, en pacientes que cumplan con determinadas características, o bien que gocen de un donante vivo, como un familiar o amigo, evitando así el paso por la diálisis.

   En última instancia, y como regla general, como consejos para los pacientes con diálisis, aconseja evitar alimentos que tengan muchas toxinas, seguir las dietas recomendadas, así como evitar las sobrecargas de líquido.