De los 2,5 millones de españoles que padecen una enfermedad inflamatoria inmunomediada, 500.000 son niños y adolescentes

Niño, enfermedad crónica
PIXABAY / QUINNTHEISLANDER - Archivo
Publicado 27/11/2018 15:39:51CET

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

De los más de 2,5 millones de personas en España que padecen una enfermedad inflamatoria inmunomediada, más de 500.000 son niños y adolescentes, según se ha puesto de relevancia durante la presentación de 'Calista periodista', un relato que pretende dar a conocer este tipo de enfermedades entre los menores.

"La cifra es equiparable, por ejemplo, al número de afectados por diabetes en España. Sin embargo, la concienciación y el conocimiento que existe a nivel social en torno a ellas es aún escaso o deficiente", ha indicado el presidente de la Asociación de Personas con Enfermedades Crónicas Inflamatorias Inmunomediadas (UNiMiD), Julio Roldán.

Las enfermedades inflamatorias inmunomediadas comparten una inflamación crónica sistémica, causada por una alteración del sistema inmune que puede afectar a distintos órganos.

Además, Roldán ha incidido en el efecto de las dolencias "para las familias a nivel emocional, social y laboral, por lo que requieren de un gran apoyo para poder sobrellevar las consecuencias de la enfermedad, su tratamiento y la condición de cronicidad de las enfermedades inflamatorias inmunomedidadas".

En cuanto a la vertiente familiar, cabe destacar el componente genético que existe en estas enfermedades y que implica una agregación familiar. "En estos casos, el impacto de la enfermedad puede ser aún mayor al verse afectados varios miembros de una misma familia", ha subrayado Roldán.

En el caso de los niños y jóvenes, en los últimos años se ha observado que cada vez las enfermedades inflamatorias inmunomediadas ocurren a edades más tempranas, sobre todo, la artritis idiopática juvenil, la enfermedad inflamatoria intestinal y la psoriasis.

La protagonista del relato presentado este martes, Calista, sufre, precisamente, artitris idiopática juvenil. Su historia se enmarca en la colección 'Cuentos que contagian ilusión', una serie de cuentos cuyos protagonistas son menores que pretenden dar a conocer la discapacidad entre los niños.

Los libros, una iniciativa que nace de la idea original de Concausa, se encuentran todos en la biblioteca infantil de la Fundación ONCE. Están traducidos al catalán, al euskera, al gallego y al inglés.