Publicado 20/08/2013 13:58CET

Entre el 25% y el 30% de las mujeres de raza blanca acude a una sala de bronceado al menos una vez al año

Cabina Solar De Rayos Uva
FLICKER/EVIL ERIN

MADRID, 20 Ago. (Reuters/EP) -

Entre el 25 por ciento y el 30 por ciento de las mujeres de raza blanca acude a una sala de bronceado al menos una vez al año, tal y como ha evidenciado una investigación llevada a cabo por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

Este trabajo, que ha sido publicado en la edición digital de la revista 'JAMA Internal Medicine', expone que la exposición de la población al bronceado artificial es "generalizada". No obstante, ésta se ha reducido de manera "importante" debido a la relación de la miasma con el cáncer.

Así, lo indica el miembro de esta organización y autor principal del estudio, el doctor Gery Guy, que ya en un estudio anterior advirtió de que exponerse al bronceado artificial antes de cumplir los 35 años "aumenta el riesgo de sufrir melanoma "hasta en un 75 por ciento".

De hecho, sostiene que este cáncer de piel, que es el más mortal de cuantos hay, "es el más común entre las personas de raza blanca". Tal es así que éste tiene una incidencia en ellas de "una de cada 50 personas", explica.

DATOS A PARTIR DE DOS ENCUESTAS

Para averiguar el porcentaje de mujeres que acuden a salas de bronceado en interiores, Guy y su equipo de investigadores han analizado los datos de una encuesta realizada en el año 2011 sobre estudiantes de secundaria y de otra ejecutada un año antes en adultas de entre 18 y 34 años.

Tras ello, han constatado que algo más del 29 por ciento de las primeras habían acudido al menos una vez al año a estas instalaciones, mientras que los que lo hicieron en un mínimo de 10 ocasiones fueron el 17 por ciento. Por su parte, en el segundo grupo, estos porcentajes descienden hasta el 25 por ciento y el 15 por ciento, respectivamente.

Ante ello, Guy anima a "reforzar la importancia de los esfuerzos de educación en las adultas jóvenes para reducir el riesgo de cáncer de piel". A su juicio, es necesario adoptar los cambios propuestos por la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés), que propone reclasificar estos dispositivos de bronceado.