Actualizado 09/04/2021 11:47 CET

El 22% de los conductores sufren ansiedad y el 19% abandonan la conducción al no poder controlar el miedo

Archivo - Imagen de una aspirante a obtener el carnet de conducir, junto a un profesor.
Archivo - Imagen de una aspirante a obtener el carnet de conducir, junto a un profesor. - AUTOESCUELA ONROAD - Archivo

CASTELLÓ, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un porcentaje muy alto de la población sufre amaxofobia, es decir, tiene miedo a conducir. El 22 por ciento de los conductores españoles sufren ansiedad cuando conducen y el 19% abandonan la conducción al no poder controlar el miedo que ello les genera, según ha informado Vithas en un comunicado.

Se trata de una fobia que tiene lugar antes y durante la conducción. Consiste en una desconfianza a la propia conducción en carretera, autopista o ciudad, a ir marcha atrás o adelantar a un camión, a tomar una cuesta o una rotonda e, incluso, a pasar por una determinada calle; pero, además, también se teme a los comportamientos de otros conductores.

Es un miedo muy ligado a situaciones tan habituales como, por ejemplo, llevar a los hijos al colegio y plantearte la posibilidad de tener un accidente con ellos a bordo, el miedo a sufrir un infarto en la carretera si previamente se ha tenido un episodio cardiovascular o volver a sufrir un accidente si ya se ha experimentado esa situación traumática

Estas situaciones implican, por lo tanto, un perfil muy variado que va a afectar tanto a conductores que se acaban de sacar el carné como a conductores experimentados.

Desde Vithas Castellón, el psiquiatra Sergio Arques ha comentado que "suelen ser personas mayores de 40 años y, más frecuentemente, mujeres; los hombres también la sufren, pero no la reconocen por vergüenza", ya que -ha añadido- conducir todavía se considera un acto "muy masculino" en la sociedad.

TRATAMIENTO

Es fundamental un abordaje desde el plano psicológico, existiendo diversas vías para el manejo del problema, como la neutralización de los pensamientos que bloquean antes de conducir; la exposición gradual a la conducción; y técnicas de relajación que permiten controlar la ansiedad, así como el estrés y la tensión que le produce al paciente el verse dentro del vehículo.