Actualizado 24/11/2021 11:46 CET

Un 20% población necesitada de atención sanitaria en el confinamiento la evitó por la COVID-19

Archivo - Mujer con mascarilla mira con miedo por la ventana.
Archivo - Mujer con mascarilla mira con miedo por la ventana. - MARIOGUTI - Archivo

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Uno de cada cinco individuos evitó la atención sanitaria durante el confinamiento por la pandemia de COVID-19 en 2020, a menudo por síntomas potencialmente urgentes, según un nuevo estudio publicado en la revista 'PLOS Medicine' por Silvan Licher, del Centro Médico de la Universidad Erasmus de Rotterdam (Países Bajos), y sus colegas.

Durante la pandemia de COVID-19, las consultas en la atención primaria y especializada disminuyeron en comparación con los niveles anteriores a la pandemia. No está claro en qué medida la evitación de la atención sanitaria por parte de la población general contribuyó a estos descensos.

En el nuevo estudio, los investigadores enviaron un cuestionario en papel a 8.732 participantes del Estudio de Rotterdam, un estudio de cohortes diseñado para investigar las enfermedades crónicas en la mitad y el final de la vida, que abarcaba varios temas relacionados con la COVID-19, incluida la evitación de la asistencia sanitaria. El 73% de los participantes respondieron entre abril y julio de 2020 y la población final del estudio fue de 5.656 individuos que residían en el mismo distrito de Rotterdam (Países Bajos).

Aproximadamente uno de cada cinco (20,2%) de los participantes declaró haber evitado la asistencia sanitaria durante la pandemia. De ellos, 414 participantes (el 36,3% de los que evitaron la asistencia) declararon síntomas que potencialmente justificaban una atención médica urgente, como debilidad en las extremidades (13,6%), palpitaciones (10,8%) y dolor en el pecho (10,2%). Sin embargo, no había datos disponibles sobre la gravedad de los síntomas.

Los grupos con mayor probabilidad de haber evitado la asistencia sanitaria eran las mujeres, los que tenían una salud mal valorada y los que tenían niveles elevados de depresión y ansiedad. El nivel educativo más bajo, la edad más avanzada, el desempleo, el tabaquismo y la preocupación por contraer COVID-19 también se asociaron con la evitación de la atención sanitaria.

"Los resultados de nuestro estudio sugieren que la evitación de la asistencia sanitaria durante la COVID-19 puede ser prevalente entre quienes más la necesitan en la población, como los individuos de mayor edad, los que tienen una baja percepción de su salud y los que declaran síntomas de mala salud mental --resaltan los autores--. Estos resultados exigen la realización de campañas en toda la población que insten a los individuos más propensos a evitar la asistencia sanitaria a acudir a su médico de cabecera o especialista médico para informar tanto de los síntomas alarmantes como de los aparentemente insignificantes".

"Uno de cada cinco evitó la asistencia sanitaria durante el cierre de COVID-19, a menudo con síntomas alarmantes como dolor en el pecho o debilidad en las extremidades --añade Licher--. Los ciudadanos vulnerables fueron los principales afectados, lo que subraya la necesidad urgente de una educación pública específica".

Contador