El 20% de las personas desarrollará insuficiencia cardiaca en algún momento de su vida

Tratamiento para la insuficiencia cardiáca
CEDIDA - Archivo
Publicado 05/02/2019 18:31:09CET

MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

El 20 por ciento de las personas desarrollará insuficiencia cardiaca en algún momento de su vida, según han recordado expertos durante el foro científico sobre Insuficiencia Cardiaca (IC) 'ICON, Re-imaginemos la IC', organizado por Novartis.

La IC es una afección debilitante y potencialmente mortal en la que el corazón no puede bombear suficiente sangre al organismo. Se trata, además, de la causa más frecuente de hospitalización en personas mayores de 65 años, tanto en España como en otros países desarrollados.

El manejo de las hospitalizaciones y un abordaje temprano son los principales desafíos en la IC según han apuntado los expertos reunidos, quienes han insistido en la necesidad de optimizar el tratamiento con la mayor celeridad posible, tanto en pacientes hospitalizados como en pacientes ambulatorios.

"El principal reto que presenta la IC es la optimización del tratamiento médico de una forma precoz porque el tiempo siempre juega en nuestra contra", ha apuntado el jefe de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca Avanzada y Trasplante Cardiaco del Hospital Universitari de Bellvitge, Nicolás Manito.

En este sentido, el responsable del Programa de Insuficiencia Cardiaca Avanzada y Trasplante en el Hospital 12 de Octubre de Madrid, Juan Delgado, ha señalado que el pronóstico para los pacientes en los primeros 30 días después de la hospitalización es poco favorable, la hospitalización por IC es un factor de riesgo de mortalidad. Y es que, uno de cada cuatro pacientes sufrirá un reingreso durante este período vulnerable y hasta un 10 por ciento tendrán una alta probabilidad de morir.

Consecuentemente, prosigue el doctor Manito, la celeridad en la optimización terapéutica del paciente hospitalizado es importante porque los episodios de hospitalización suponen para el paciente un riesgo de muerte por la progresión de la IC, independientemente del tratamiento médico.

Ante ello, el experto ha recordado que los resultados del estudio 'PIONEER-HF' ha puesto de manifiesto la necesidad de optimizar durante la hospitalización el tratamiento con sacubitrilo/valsartán, ya que podemos observar una mejoría en el control clínico asociada a una reducción de los biomarcadores.

Además, según el doctor Delgado, este mismo estudio ha demostrado que iniciar el tratamiento con sacubitrilo/valsartán durante el período de hospitalización, una vez el paciente se ha estabilizado, cuando ha salido de la fase de descompensación aguda, mejoraba aspectos "relevantes" en el pronóstico del paciente.

EL PERIODO DE ESTABILIDAD, ¿ES UN "ESPEJISMO"?

Sin embargo, no es solo la hospitalización el momento más vulnerable para el paciente, dado que el periodo en el que el paciente es seguido ambulatoriamente no implica que el paciente no siga expuesto a la progresión de su enfermedad.

"La educación del paciente y sus familiares es fundamental. Lo más importante es que deben conocer que el efecto beneficioso del tratamiento es independiente de la mejoría clínica, es fundamental que se mantenga el procedimiento a pesar de esa mejora", ha añadido el presidente de la Sección de Insuficiencia Cardiaca de la de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), José Manuel García Pinilla.

Asimismo, los expertos han recordado que el 83 por ciento de los pacientes con insuficiencia cardiaca crónica son hospitalizados al menos una vez a causa de un episodio de insuficiencia cardiaca aguda. Además, han destacado el papel de los últimos avances para el manejo del paciente ambulatorio, es el caso de sacubitrilo/valsartan dirigido, por un lado, a retrasar la progresión de la enfermedad y mejorar la calidad de vida, por el otro, a reducir la mortalidad cardiovascular, la hospitalización por insuficiencia cardiaca y el reingreso hospitalario.

Por otra parte, durante el encuentro, los especialistas han informado de que el 89,6 por ciento de los pacientes afirma sufrir alguna enfermedad concomitante vinculada a la IC. "El alto nivel de comorbilidades que presenta la IC puede conllevar interacciones farmacológicas y efectos secundarios, sobre todo asociados a hipotensión arterial. Unos efectos que repercuten negativamente en la adherencia a los tratamientos ya que puede llevar a su interrupción no prescrita" por lo que el especialista aconseja que la introducción de los fármacos debe hacerse de manera escalonada y progresiva", ha apostillado Pinilla.

Finalmente, el business franchise head de cardiometabolismo de Novartis, Simon Gineste, ha asegurado que con la celebración de este encuentro, la compañía reafirma su compromiso de reimaginar la insuficiencia cardiaca y seguir avanzando en el manejo de la patología a través del intercambio de experiencias de la mano de los profesionales sanitarios y las sociedades científicas.

Contador