Publicado 26/01/2021 10:27CET

Un 16,5% de los otorrinolaringólogos se contagiaron de COVID-19 en 2020

Revisión auditiva, otorrino, problemas de audición, pérdida auditiva.
Revisión auditiva, otorrino, problemas de audición, pérdida auditiva. - CEDIDA / OI2 - Archivo

MADRID, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un 16,5 por ciento de los otorrinolaringólogos se contagiaron de COVID-19 entre marzo y noviembre de 2020, según un estudio realizado por el grupo COVID ORL España, con la colaboración de la La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) en 87 unidades de Otorrinolaringología, con cerca de mil especialistas de toda España.

Esta cifra constituye una de las tasas de contagio más altas entre profesionales sanitarios y triplica la de la población general, siendo más alta en las comunidades del centro de España (Madrid, Castilla y León y Castilla y La Mancha). La investigación ha sido publicada en el último número de la revista 'European Archives of Oto-Rhino-Laryngology'.

Desde el inicio de la pandemia, los otorrinolaringólogos cirujanos de cabeza y cuello han constituido un grupo de riesgo frente a la COVID-19 por el tipo de exploraciones e intervenciones quirúrgicas que realizan. "Realizamos una serie de pruebas y técnicas diagnósticas y procedimientos quirúrgicos en las que se generan aerosoles, la principal vía de contagio del virus SARS-CoV-2, tal y como se ha demostrado", explica el vicepresidente de SEORL-CCC y uno de los autores del estudio, el profesor Manuel Bernal Sprekelsen.

"Esto, unido a la exposición prolongada que tuvimos a pacientes infectados durante los primeros meses y a las dificultades para acceder a equipos de protección, hizo que un gran número de especialistas otorrinolaringología se contagiaran, sobre todo en la primera ola", ha añadido el experto.

Así las cosas, según la información recopilada en este trabajo, dos otorrinolaringólogos han muerto a causa de la COVID-19, aunque entre la elaboración y la publicación del estudio el número de especialistas fallecidos por COVID-19 ha ascendido a cinco. Sin embargo, la mayoría de los que han sufrido la enfermedad lo han hecho con síntomas leves o sin síntomas.

"La COVID-19, como ha sucedido en otros grupos de profesionales sanitarios, ha supuesto una gran carga para el área de la otorrinolaringología. De hecho, de los servicios analizados, solo el 34,5 por ciento ha permanecido libre de la enfermedad, los demás han tenido algún especialista contagiado", subraya la coautora del estudio, la doctora Cristina Martín. Por todo ello, desde SEORL-CCC consideran que los otorrinolaringólogos deben ser uno de los grupos prioritarios a considerar en los procesos de vacunación de la COVID-19.

GRAN RIESGO DE AEROSOLES

La traqueotomía ha sido la intervención quirúrgica más realizada durante la pandemia, la cual facilita la ventilación respiratoria asistida de forma prolongada en los pacientes con COVID-19. "Este es un procedimiento quirúrgico que expone al otorrinolaringólogo cirujano de cabeza y cuello al contagio", afirma el doctor Bernal-Sprekelsen.

Además, pruebas como la endoscopia laríngea y la endoscopia nasal, dos procedimientos realizados muy frecuentemente en las consultas de otorrinolaringología, tienen un alto riesgo de aerosolizacion, por lo que deben practicarse con medidas exhaustivas de protección, según expresan desde SEORL-CCC. Así lo detallan en un estudio publicado en 'BMJ Open Respiratory Research', en el que incluyen un listado de procedimientos que generan aerosoles y por tanto son considerados de riesgo en relación con la COVID-19.

"Los aerosoles son las partículas más pequeñas que se desprenden a través de la boca, y la nariz mientras respiramos, hablamos o tosemos y quedan suspendidas en el aire pudiendo viajar varios metros", recuerda el coordinador del Comité COVID-19 de la SEORL-CCC, el doctor Pablo Parente. "También se pueden producir en determinados procedimientos médicos como los que realizamos los otorrinolaringólogos en la vía aerodigestiva superior; por ello es necesario que se utilicen equipos de protección personal adecuados que disminuyan la probabilidad de contagio tanto del médico como de los pacientes", advierte el especialista.