Publicado 08/06/2022 08:59

Entre el 3% y el 15% de la población sufre incontinencia anal y hasta un tercio no lo explica a ningún sanitario

Archivo - La incontinencia urinaria en el hombre.
Archivo - La incontinencia urinaria en el hombre. - IRKIEV/ INSTOCK - Archivo

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

Entre el tres por ciento y el 15 por ciento de la población sufre incontinencia anal (IA) y hasta un tercio no lo explica a ningún sanitario, según ha informado la Asociación de Enfermería Familiar y Comunitaria.

Se trata de una condición infraestimada y que afecta "muy significativamente" a la calidad de vida de la persona que la padece. "Es un problema de salud tabú, socialmente estigmatizada, que puede provocar a la persona que la padece aislamiento social, depresión, angustia, miedos, perdida de autoestima, el paciente no sabe dónde pedir ayuda y muchos no lo cuentan", ha dicho la enfermera de AIFICC, Montserrat Chicote.

Es aquí, enfatiza, donde el papel de la enfermera de Atención Primaria es "fundamental" en su detección y tratamiento inicial y si fuera necesario la derivación a la atención especializada. *"Nosotros establecemos una relación de vínculo con nuestros pacientes para que les atendamos a lo largo de la su vida y esto hace más fácil por un lado conseguir la confianza y empatía necesaria para que lo expliquen, y por otro la capacidad de detección rápida, cuando están los primeros síntomas", ha argumentado.

La falta de detección viene por dos motivos principalmente, el paciente no pide ayuda por el estigma que supone y por la carencia de conocimientos de los profesionales de salud en su tratamiento. "Por eso es muy importante que la enfermera de atención primaria haga preguntas directas sobre si sufre o no incontinencia anal en la consulta. Debemos protocolarizar en las consultas hacer preguntas sobre incontinencia anal, al igual que preguntamos a nuestros pacientes por la incontinencia urinaria y por si fuma o no", ha añadido la enfermera.

Además de la edad, se han identificado otros factores de riesgo, como la presencia de un estado de salud deteriorado, limitaciones físicas generales, diabetes, problemas neurológicos, enfermedad pulmonar obstructiva crónica o enfermedad inflamatoria intestinal. La causa de la incontinencia anal es "multifactorial, y pueden afectar diversas patologías como es un estreñimiento crónico, fumar, partes prolongados, cirugía anal, diabetes, menopausia, enfermedades neurológicas, al igual que algún fármaco puede provocar diarreas y tener algún efecto adverso.

El principal tratamiento es la educación y cambios de hábitos necesarios para disminuir la posibilidad de pérdidas involuntarias de deposiciones. En este sentido, ha destacado la importancia de tener presente la necesidad y expectativas del paciente, de su estado de salud y actividades habituales. "Debemos tener en cuenta que el objetivo principal del tratamiento es mejorar la calidad de vida de cada paciente, de acuerdo con la situación particular", ha dicho.

La primera fase, para todos los pacientes, es la de implementación de dieta adecuada, modificar los hábitos de alimentación y regular el tránsito intestinal. Otros tratamientos pasan por medicación e incluso la cirugía reparativa.

Contador