Publicado 11/04/2022 11:56

Entre el 15% y el 25% de los pacientes con Parkinson tienen algún familiar con la patología

Archivo - Acompañamiento de una persona mayor, anciana.
Archivo - Acompañamiento de una persona mayor, anciana. - ROCHE - Archivo

MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

En el marco del Día Mundial del Parkinson, que se celebra este lunes, el Instituto Brain 360 advierte de que entre el 15 y el 25 por ciento de los pacientes con Parkinson tienen algún familiar con la patología, aunque el 90 por ciento de los casos son en formas esporádicas y no se deben a una alteración genética concreta.

Así lo señala también la Federación Española de Parkinson. La patología suele manifestarse entre los 50 y los 60 años y los principales síntomas son temblores, lentitud de movimientos, rigidez muscular, alteración de la postura y pérdida de movimientos, entre otros.

De hecho, según la Organización Mundial de la Salud, se trata del segundo trastorno neurodegenerativo más frecuente tras el Alzheimer y, en España, más de 160.000 personas lo padecen, diagnosticándose más de 10.000 casos anuales.

Aunque el Parkinson no tiene un tratamiento, se persigue mantener o prolongar la funcionalidad del paciente durante el mayor tiempo posible. Por ello, la estimulación cerebral no invasiva emerge como un tratamiento eficaz y seguro para abordar el Parkinson y otros trastornos del movimiento.

Esta técnica permite modular la excitabilidad cerebral y hace que determinadas áreas del cerebro que presentan un funcionamiento anómalo puedan normalizar su actividad, reduciendo la sintomatología y manteniéndose sus efectos en el tiempo.

"La estimulación cerebral no invasiva permite mejorar la calidad de la vida del paciente con Parkinson, reduciendo los síntomas de la patología y frenando su progresión. Esta técnica permite mantener la funcionalidad del paciente durante el mayor tiempo posible", detalla el doctor Diego Redolar, responsable de la Unidad de Neuromodulación y Neuroimagen del Instituto Brain 360 y profesor de Neurociencias de la Universitat Oberta de Catalunya.

El tratamiento está avalado por las principales agencias internacionales de medicamentos, como la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos y la Agencia Europea del Medicamento, y avalado por las guías clínicas más reputadas (NICE, CANMAT, NIMH, entre otras).