10 pautas para esquiar de forma segura y preservar tu salud

Publicado 07/02/2019 8:29:43CET
GETTY//MAROZNC - Archivo

   MADRID, 7 Feb. (EDIZIONES) -

   El esquí está de moda y cada vez son más las personas que se animan a practicarlo, a disfrutar de la montaña y de la nieve, incluso con condiciones extremas. Es por eso por lo que entre otros puntos es peligroso esquiar, mucha gente y generalmente en unas condiciones climatológicas no muy favorables, lo que puede ocasionar la aparición de ciertos riesgos durante su práctica.

   Pueden surgir congelaciones por esas temperaturas extremas, así como quemaduras solares si no se lleva la protección solar máxima, hasta lesiones de rodilla, o golpes en la cabeza, entre las lesiones más habituales. Esquiar implica bajar a gran velocidad la montaña entre personas que igual no controlan igual que tú, o que se interponen en tu camino sin tu esperarlo. Hay que hacerlo con cuidado ya que los choques son frecuentes.

   Por ello, como primera medida de prevención es muy importante contar con el equipo correcto y en perfecto estado, y además saber utilizarlo, o si no contar con la ayuda de un experto que nos guíe. Se necesitará ropa abrigada, esquís o tabla de snow, guantes, gafas de sol de categoría superior a 3, así como un casco.

A juicio de Ubaldo Gutiérrez, médico de familia que atiende en la estación de Sierra Nevada (Granada), el casco debería ser obligatorio a la hora de bajar por las pistas de nieve, según destaca dada su experiencia. "Se ven muchos traumatismos craneoencefálicos graves por esa falta de casco y, más que llevar las muñequeras o otras protecciones, es mejor llevar el casco porque las lesiones que se pueden producir por no tenerlo son muchas veces irreversibles y las más graves. Debería ser obligatorio", insiste este especialista en una entrevista con Infosalus.

   Además, subraya que la mayor parte de lesiones son por alcance entre dos personas. "La persona que ha sido alcanzada por otro esquiador no lo ve venir, se golpean, y se pueden hacer daño en los hombros, o en las muñecas, por ejemplo. También se pueden realizar fracturas ante las caídas, sobre todo en los hombros, las rodillas y las muñecas. Esquiar es peligroso. Es un deporte de riesgo y hay que conocer los riesgos reales del esquí", explica.

   Por su parte, Pedro Manonelles, presidente de la Sociedad Española de Medicina del Deporte (SEMEDE), indica a Infosalus que el casco debería ser obligatorio en niños, mientras que en el resto, al menos en las pistas de menor riesgo, es en su opinión de uso recomendable.

   En cuanto a las lesiones más frecuentes en el esquí, el especialista en medicina del deporte apunta a aquellas que se producen por traumatismos. "Tienen lugar con más frecuencia las lesiones de rodilla, generalmente, esguinces graves de rodilla con rotura de ligamentos cruzados, laterales y meniscos, de una forma combinada", precisa.

   A su vez, el experto señala que también son frecuentes las lesiones de los dedos de las manos (la más frecuente la del primer dedo), por engancharse con el propio bastón. Además, dice que se producen heridas, contusiones y fracturas de extremidades. Las de las piernas, clavícula y extremidad superior son las más habituales, mientras que son menos frecuentes las de tobillo porque se usan botas muy altas que protegen esta articulación, según puntualiza Manonelles.

   Los traumatismos cráneoencefálicos en diverso grado, aunque el más frecuente es la conmoción cerebral, tienen una incidencia del 2-4 % de todas las lesiones, indica a su vez el presidente de SEMEDE. También advierte de que se producen quemaduras solares, conjuntivitis y lesiones de la columna vertebral, dadas las caídas a gran velocidad o por el impacto contra algún elemento sólido.

PAUTAS PARA PODER ESQUIAR DE FORMA MÁS SEGURA

   Con todo ello, el presidente de SEMEDE aconseja las siguientes recomendaciones para esquiar de manera segura:

   1.- "La primera recomendación es la sensatez, pero como hay personas que carecen de ella, la mejor recomendación es hacer un escrupuloso caso de las indicaciones del personal de las pistas en cuanto a los lugares por los que se puede esquiar".

   2.- Utilizar material de calidad adecuada y adaptado al propio tamaño corporal y nivel de esquí.

   3.- Incrementar la dificultad de las pistas acorde a la mejora de nivel del deportista.

   4.- Alimentarse adecuadamente antes de esquiar.

   5.- Evitar esquiar en situación de fatiga intensa.

   6.- No esquiar en condiciones climáticas muy desfavorables.

   7.- No esquiar habiendo consumido alcohol o estimulantes.

   8.- Evitar las situaciones de mucha concurrencia de esquiadores.

   9.- No esquiar fuera de los espacios habilitados para ello.

   10.- Si la persona va a realizar esquí como deporte o de forma regular, o tiene alguna patología crónica, es necesario realizar un reconocimiento médico para la aptitud deportiva, con contenidos suficientes y adecuados para descartar patologías (especialmente las de riesgo, como de muerte súbita) o para recomendar qué tipo de esquí puede practicar el paciente crónico. "Es muy importante estar asesorado por un profesional el entrenamiento o de la enseñanza del esquí", sentencia.