Publicado 23/06/2022 14:19

El tratamiento experimental del conducto mamario para el cáncer de mama temprano elimina signos de la enfermedad

Archivo - El proyecto OPTIMA busca mejorar el tratamiento para el cáncer de próstata, mama y pulmón aplicando tecnologías de vanguardia
Archivo - El proyecto OPTIMA busca mejorar el tratamiento para el cáncer de próstata, mama y pulmón aplicando tecnologías de vanguardia - GMV - Archivo

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

La administración de una inmunotoxina dirigida en los conductos mamarios a través de aberturas en el pezón eliminó todas las lesiones precancerosas visibles e invisibles en estudios de laboratorio, dirigidos por investigadores del Johns Hopkins Kimmel Cancer Center, en EEUU, de cánceres de mama en etapas muy tempranas.

El cáncer de mama en etapa 0, también conocido como carcinoma ductal in situ (DCIS), se caracteriza por la presencia de células precancerosas anormales dentro de los conductos mamarios de la mama y afecta a unas 69.000 mujeres cada año en los Estados Unidos. Muchas mujeres se someten a cirugía de extirpación de senos y tratamientos de radiación para estos cánceres muy tempranos y, en algunos casos, reciben quimioterapia o terapias hormonales, dice la autora principal del estudio, Saraswati Sukumar, profesor de oncología y patología de Johns Hopkins.

"En nuestra investigación, propusimos un tratamiento alternativo en el que inyectar el fármaco de inmunotoxina a través del conducto podría resultar en la limpieza del CDIS. Para nuestra gran sorpresa, las drogas eliminaron todas las lesiones presentes en ese conducto mamario. Nunca había visto resultados tan dramáticos en mi vida", explica.

Durante sus investigaciones, publicada en 'Proceedings of the National Academy of Ciencias', los investigadores primero evaluaron los efectos destructores de células de HB21(Fv)-PE40, una inmunotoxina dirigida, en cuatro líneas celulares de diferentes subtipos moleculares de cáncer de mama. La toxina consiste en HB21, un anticuerpo monoclonal, una proteína que puede unirse a un objetivo específico (en este caso, al receptor de transferrina humano, una proteína transportadora que se encuentra en los cánceres de mama).

HB21 se fusiona con PE40, un fragmento de una toxina bacteriana que detiene la producción de proteínas en las células y conduce a la muerte celular. Los resultados mostraron que el tratamiento indujo fuertes efectos anticancerígenos en todas las líneas celulares. Los investigadores también administraron el tratamiento a unos 10 ratones para buscar toxinas que circulaban en la sangre después del tratamiento y no encontraron toxinas entre cinco y 30 minutos después de la inyección.

A continuación, inyectaron HB21(Fv)-PE40 en los conductos mamarios de dos modelos de ratones con CDIS: MCF7 y SUM225. En ratones MCF7, el tratamiento se administró una vez por semana durante tres semanas. Los tratamientos fueron seguidos con imágenes no invasivas. Para comparar, también administraron el tratamiento en el cuerpo y administraron el anticuerpo HB21 solo en los conductos de algunos de los ratones.

Los dos modelos representaban todas las clasificaciones para los tipos comunes de cáncer de mama humano: receptor de estrógeno y progesterona positivo y receptor del factor de crecimiento epidérmico humano 2 (HER2) negativo, receptor de estrógeno y progesterona negativo y HER2 positivo.

En el modelo MCF7, aquellos que recibieron inyecciones de tratamiento con toxinas en el cuerpo tuvieron un crecimiento tumoral más lento. Sin embargo, los tumores recurrieron después de la interrupción del tratamiento alrededor del día 26. Por otro lado, en el modelo que recibió el tratamiento a través de los conductos, los tumores desaparecieron dentro de las dos semanas posteriores a la finalización de dos de los tres tratamientos, y no se detectó recurrencia mediante imágenes, incluso después de 61 días.

El día 32, los investigadores realizaron exámenes patológicos de las glándulas mamarias, dos de cada grupo. Descubrieron que las células tumorales estaban ausentes y que la arquitectura era consistente con las glándulas mamarias normales. Un análisis similar de las muestras restantes después de 61 días mostró tumores invasivos en el modelo que recibió solo HB21, tumores pequeños en los tratados en la cavidad corporal y ningún tumor en los que recibieron el tratamiento con toxina a través de los conductos.

En el modelo SUM225, un experimento piloto con el tratamiento con toxina mostró la eliminación de tumores en tan solo dos semanas de tratamiento, como se ve a través de imágenes. No se observó recurrencia hasta que el experimento finalizó el día 48. Un segundo experimento analizó la misma dosis y una décima parte de la dosis del tratamiento, así como el anticuerpo HB21 solo, en algunas muestras. La mayoría de las glándulas mamarias quedaron libres de tumores después del tratamiento intraductal completo, y se observaron efectos más débiles con la dosis más baja. Se encontró que los tumores SUM225 crecían agresivamente en la ubicación del conducto.

Los estudios de patología demostraron que el anticuerpo HB21 solo tuvo poco efecto, mientras que el tratamiento con inmunotoxina conjugada mostró un efecto significativo en la reducción del tumor. El tratamiento fue bien tolerado, sin efectos secundarios por la toxina o la inyección.

Dado que la mayoría de los CDIS de bajo grado no progresarán, se recomienda la vigilancia activa y la terapia hormonal, y las lesiones más grandes a menudo se tratan de manera más agresiva, dice Sukumar. "Este CDIS más grande y de mayor grado puede ser las lesiones en las que la instilación de inmunotoxina por vía intraductal sería más beneficiosa", señala.

La gran ventaja es que administrar la inmunotoxina por vía intraductal le permite llegar a todas las lesiones cancerosas en el árbol ductal, eliminando incluso aquellas que no son visibles en las imágenes de la mama.

"Un posible estudio clínico se vería así. Una semana o dos antes de la cirugía, los investigadores pueden administrar a las mujeres una dosis baja de HB21(Fv)-PE40 a través de un solo conducto, y usar dosis crecientes lentamente para determinar si alguna inmunotoxina escapa de los conductos al torrente sanguíneo y afecta la función hepática. También examinarían los conductos después de la extirpación del seno para buscar cambios en el tejido y su efecto sobre las lesiones precancerosas", concluye.

Contador

Más información