Publicado 22/09/2021 07:39CET

La radioterapia de la mama izquierda duplica el riesgo de enfermedad cardíaca frente a la derecha

Archivo - Quirónsalud Torrevieja adquiere un nuevo acelerador lineal para el tratamiento de todo tipo de cánceres con radioterapia
Archivo - Quirónsalud Torrevieja adquiere un nuevo acelerador lineal para el tratamiento de todo tipo de cánceres con radioterapia - QUIRÓNSALUD - Archivo

   MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La radioterapia de la mama izquierda duplica el riesgo de enfermedad cardíaca en comparación con la radioterapia de la mama derecha en mujeres jóvenes, por lo que los investigadores advierten, en un estudio en la revista 'JACC: CardioOncology', de que el impacto de la lateralidad de la radioterapia debe tenerse en cuenta en los cuidados de supervivencia de las jóvenes que han superado un cáncer de mama.

   La radioterapia es un tratamiento eficaz y ampliamente utilizado para el cáncer de mama. Aunque los beneficios de la radioterapia para el cáncer de mama son claros, pueden producirse complicaciones a largo plazo relacionadas con la radioterapia.

   Según el nuevo estudio, las mujeres con cáncer de mama en el lado izquierdo que se sometieron a radioterapia entre 1985 y 2008 tuvieron más del doble de riesgo de enfermedad arterial coronaria posterior en comparación con las mujeres con cáncer de mama en el lado derecho con hasta 27,5 años de seguimiento.

   "Casi la mitad de las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama se someterán a radioterapia, lo que puede exponer al corazón a la radiación incidental. En el caso de las que tienen menos de 50 años cuando se les diagnostica un cáncer de mama, su tasa de supervivencia a los 10 años es superior al 90% en el caso de la enfermedad en estadio I y a más del 75% en el caso de la enfermedad en estadio II", afirma el doctor Gordon Watt, investigador postdoctoral del Memorial Sloan Kettering Cancer Center y autor del estudio.

   "Nuestro estudio se suma a la creciente evidencia de que la radioterapia en el lado izquierdo es un factor de riesgo independiente para futuras enfermedades cardíacas después del tratamiento del cáncer de mama --asegura--. Es importante que los médicos que atienden a las pacientes más jóvenes con cáncer de mama comuniquen la importancia de la radioterapia para el cáncer de mama y expliquen al mismo tiempo la necesidad de prestar atención a largo plazo al riesgo de enfermedad cardíaca, en particular para las mujeres que reciben radioterapia en el lado izquierdo".

   Según señala, "la radioterapia es una parte indispensable de la atención al cáncer de mama, y la buena noticia para las pacientes con cáncer de mama es que las técnicas modernas y la planificación informatizada del tratamiento han reducido la cantidad de radiación que llega al corazón, reduciendo así el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas".

   Los investigadores estudiaron a las participantes en el Estudio de Epidemiología del Cáncer y la Radiación en Mujeres para evaluar el riesgo de enfermedad coronaria en las supervivientes de cáncer de mama. Tras excluir a las mujeres que no recibieron radioterapia o que tenían un diagnóstico de enfermedad cardiovascular preexistente, 972 mujeres fueron elegibles para el análisis.

   Todas las participantes fueron diagnosticadas de cáncer de mama entre 1985 y 2008, tenían menos de 55 años y habían completado un cuestionario de salud cardiovascular. Los factores clínicos y de estilo de vida se distribuyeron por igual entre ambos grupos de mujeres. El tiempo medio de seguimiento fue de 14 años.

   La cardiopatía asociada a la radiación tiene una latencia de al menos cinco años, por lo que requiere un seguimiento a largo plazo de las supervivientes de cáncer de mama. Estudios anteriores en poblaciones de mayor edad han demostrado que la radioterapia en el lado izquierdo está asociada a un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, aunque el nivel de riesgo variaba entre los distintos estudios. Según los investigadores, el riesgo de cardiopatía tras recibir radioterapia no se había evaluado previamente en mujeres más jóvenes.

   Las participantes tuvieron la misma supervivencia libre de eventos de enfermedad coronaria durante cinco años, independientemente de la lateralidad del cáncer de mama. Las mujeres tratadas con radioterapia en el lado izquierdo tuvieron una porción menor de supervivencia libre de eventos de enfermedad arterial coronaria en cada marca posterior de cinco años.

   En total, 46 participantes informaron de un diagnóstico de enfermedad arterial coronaria, y el 91% de los diagnósticos se produjeron más de cinco años después de la radioterapia. Según los investigadores, sólo el 9% de los diagnósticos de arteriopatía coronaria se produjeron en los primeros cinco años de seguimiento, lo que demuestra la necesidad de un seguimiento a largo plazo en las supervivientes de cáncer de mama más jóvenes.

   En el estudio, con un seguimiento de hasta 27,5 años, la incidencia global de enfermedad coronaria en las mujeres que recibieron radioterapia en el lado izquierdo fue del 10,5%, frente al 5,8% de las mujeres que recibieron radioterapia en el lado derecho.

   En el caso de las mujeres diagnosticadas entre los 25 y 39 años, las que recibieron radioterapia en el lado izquierdo tuvieron una incidencia del 5,9% de enfermedad arterial coronaria, mientras que las que recibieron radioterapia en el lado derecho no informaron de ninguna enfermedad arterial coronaria.

   Las mujeres diagnosticadas entre los 40-54 años experimentaron una incidencia de enfermedad arterial coronaria del 18,7% tras recibir radioterapia en el lado izquierdo y del 6,8% tras recibir radioterapia en el lado derecho.

   Cuando se evaluó la presencia o ausencia de dos o más factores de riesgo cardiovascular, como el aumento del índice de masa corporal, el tabaquismo, la hipertensión arterial o el colesterol alto, hubo pocas pruebas de diferencias en la asociación entre la radioterapia del lado izquierdo y la enfermedad arterial coronaria.

Contador

Para leer más