Publicado 12/03/2021 10:20CET

La pandemia trajo 1,4 millones de embarazos no deseados en países en desarrollo

Una mujer embarazada con la palabra 'igualdad' pintada en su vientre en Buenos Aires durante el Día Internacional de la Mujer.
Una mujer embarazada con la palabra 'igualdad' pintada en su vientre en Buenos Aires durante el Día Internacional de la Mujer. - MARCOS BRINDICCI/GETTY IMAGES

   MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) ha publicado un informe en el que cifra en 1,4 millones los embarazos no deseados que se han producido en países en desarrollo durante 2020 debido a la suspensión de los servicios de planificación familiar por la pandemia.

   De acuerdo a los cálculos del UNFPA con datos de 115 países de renta baja y media, aproximadamente 12 millones de mujeres perdieron el acceso a servicios de control de natalidad y anticonceptivos por causa de la pandemia.

   Esta interrupción se debe a que estos países interrumpieron este tipo de servicios en hospitales durante una media de 3,6 meses para lidiar con el abundante número de casos de COVID-19.

"PUDO SER PEOR"

   La directora ejecutiva del UNFPA, Natalia Kanem, no obstante ha señalado que "pudo ser peor", ya que a principios de la pandemia se estimó que las mujeres afectadas por la falta de programación familiar podrían llegar a 44 millones, pero se actuó a tiempo.

    "Los embarazos no se detienen por la pandemia o por las crisis. Debemos asegurarnos de que las mujeres y las niñas tengan acceso ininterrumpido a anticonceptivos que salvan vidas y a medicamentos para la salud materna", ha defendido Kanem en un comunicado.

   Para mitigar el impacto, la ONU puso en marcha un nuevo sistema de información que permitía redirigir excedentes de anticonceptivos de unos países a otros en situaciones de urgencia y reforzó su cadena de proveedores.

   Asimismo, también se ha trabajado en conjunto con los países para dar asistencia a las mujeres en centros de cuarentena, así como para crear estrategias de comunicación por mensaje de texto y sistemas de transporte para hacer llegar los anticonceptivos.

   "La comunidad internacional se unió para mitigar el peor de los casos", ha resumido Kanem.