Publicado 03/03/2022 13:27

Pacientes y expertas en salud pública piden una mayor perspectiva de género en los ensayos clínicos

Archivo - Fibromialgia, covid persistente. Mujer en la consulta del médico.
Archivo - Fibromialgia, covid persistente. Mujer en la consulta del médico. - ECLIPSE_IMAGES/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las expertas en salud pública reunidas en el evento 'Mujer y enfermedad: retos de salud en España', organizado por la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP), han reclamado una mayor perspectiva de género, así como la presencia de más mujeres, en los ensayos clínicos y en todos los procesos de las investigaciones biomédicas.

"Hay que abordar que las mujeres estén en las primeras fases de los ensayos clínicos y asegurarnos de que en ningún proceso de las investigaciones se deje fuera la perspectiva de la mujer", ha instado la presidenta de la POP, Carina Escobar, que ha defendido que "es fundamental un acceso equitativo a la investigación y a una mejor innovación".

Por su parte, la directora general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Pilar Aparicio, también ha puesto de manifiesto la necesidad de "mejorar en lo que se refiere a la participación de las mujeres en la investigación".

No obstante, ha querido resaltar el trabajo que se está haciendo desde el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII). "Desde el ISCIII se está haciendo un esfuerzo para incorporar en todos los procesos de la investigación a las mujeres y al concepto de género", ha precisado.

En este sentido, la jefa del Servicio de Coordinación de la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica de la Junta de Andalucía, Teresa Campos, ha opinado que, para avanzar en una investigación más igualitaria, es "muy importante que todos los equipos mejoren mucho su formación en perspectiva de género y que todo lo que se vaya planificando pueda incorporar esa mirada y esas necesidades diferentes".

ACCESO AL DIAGNÓSTICO

Asimismo, esta falta de equidad se pone de relieve también en el acceso al diagnóstico, un hecho que, tal y como ha recordado la presidenta de la POP, "tiene una base social", asociada al "rol de cuidadora de la mujer". "Cuando estamos a cargo de cuidar la salud de otros, no vemos la urgencia en algunos síntomas y nos cuesta acudir a un profesional sanitario", ha expresado Escobar.

Además, ha recordado que la sintomatología de algunas patologías son diferentes en mujeres y en hombres, lo que deriva en una falta o en un retraso en el diagnóstico. "Tenemos que tratar a las mujeres en toda su integridad, teniendo en cuenta también cómo los factores psicosociales afectan a su salud", ha demandado Escobar.

Aparicio se ha mostrado de acuerdo en este aspecto, al afirmar que "el género es un determinante social de la salud" porque "recorre todos los procesos de forma transversal".

"Es algo muy evidente en los casos de infarto. Se detectan más tarde en las mujeres o bien porque acuden más tarde por su rol de cuidadoras, por el que intentan minimizar síntomas, o porque los profesionales están más acostumbrados a los síntomas más frecuentes de los varones", ha señalado la directora general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad. Por eso, ha insistido en que "reconocer ese margen de mejora es importantísimo".

En este sentido, la jefa del Servicio de Coordinación de la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica de la Junta de Andalucía ha adelantado que, en esta comunidad, se está trabajando en la posibilidad generar modelos de trabajo para acceder a un diagnóstico más rápido desde la Atención Primaria de las patologías musculoesqueléticas y reumáticas, con una prevalencia más alta en la mujer y que, por todo lo dicho anteriormente, están infradiagnosticadas.

Por otro lado, la directora general de Planificación, Eficiencia Tecnológica y Atención al Paciente de la Comunidad Valenciana, María Llanos Cuenca, ha incidido en la necesidad de mejorar la coordinación entre niveles asistenciales para mejorar el diagnóstico y el abordaje de las enfermedades desde una perspectiva de género.

Además, ha evidenciado que "no hay formación en los profesionales para tener siempre en mente un análisis y de género". En este sentido, ha apuntado que faltan indicadores que incluyan dicha perspectiva. "No hay indicadores con análisis real de perspectiva de género para poder abordar las deficiencias en este asunto", ha alertado.

Por su parte, la tesorera del Consejo General del Trabajo Social, Raquel Millán, ha hecho hincapié en la importancia de tener en cuenta los determinantes sociales en la salud para el diagnóstico de patologías. "Es importante una mirada social y trabajar los vínculos sociales que nos afectan de diferentes maneras a mujeres y hombres", ha apuntado.

"Hay unas expectativas hacia las mujeres de estar pendientes de los demás que nos lleva a descuidarnos de nosotras", ha proseguido Millán. "A las mujeres se nos medicaliza más y, con ello, estamos tapando algunas causas que nos llevan a enfermar, que tienen que ver con factores de género", ha expresado.