¿Qué operaciones en la zona genital femenina son las más demandadas?

Publicado 22/11/2019 8:13:47CET
Patient waiting for gynaecological examination, low section
Patient waiting for gynaecological examination, low section - GETTY - Archivo

   MADRID, 22 Nov. (EDIZIONES) -

   Las operaciones estéticas en la zona íntima de las mujeres están claramente en auge. En ello tiene un papel importante el derribo del tabú que rodea a este tipo de intervenciones, que son variadas, y los motivos para llevarlas a cabo son muchos: abarcan desde la mejora de la autoestima de la mujer que se realiza algún procedimiento de estas características hasta el tratamiento de ciertos problemas de salud.

   La miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), la doctora en Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética en el Hospital Universitario de La Paz (Madrid), Shirin Zarbaksh, indica a Infosalus que este tipo de operaciones representaron el 1,5 por ciento del total de la cirugía estética en España en 2016, según datos de la SECPRE, mientras que en 2010 este tipo de cirugías "ni se contemplaban".

   Entre los motivos que explican este auge, la doctora Zarbaksh alude a que, en efecto, "afortunadamente, los tabúes que rodean a este tipo de cirugías van disminuyendo y, aunque todavía queda mucho por avanzar, cada vez hay más información y más conversación a este respecto".

   Por otra parte, según la experta, también entran en juego factores como "el hecho de que el modelo de pareja y la forma de relacionarnos haya cambiado", lo que se traduce "en que la mujer quiere sentirse joven y funcional en todas sus etapas". De hecho, "el perfil de las pacientes es muy variado, desde pacientes muy jóvenes hasta mujeres postmenopáusicas", completa la doctora Zarbaksh.

   Entre las operaciones más demandadas en la zona genital femenina, la miembro de SECPRE destaca que la más solicitada es la labioplastia de reducción. "Este tipo de cirugía está destinada a corregir el tamaño de los labios menores alargados incluyendo, si es necesario, el capuchón del clítoris", expone la doctora en Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética de La Paz, que agrega que "esta cirugía es muy frecuente en mujeres jóvenes como consecuencia de una anomalía en el desarrollo o en madres después de los embarazos".

   Por otra parte, "otras intervenciones recurrentes son la labioplastia de aumento, en la que se aumenta el volumen y la turgencia de los labios mayores; la liposucción del Monte de Venus y las vaginoplastias", revela la experta, que también reserva un lugar importante a "los tratamientos médicos no quirúrgicos que han surgido para tratar problemas como la sequedad y la tonicidad vaginal con ácido hialurónico y, mediante la aplicación de láseres específicos para esta zona".

NO SÓLO ES UNA CUESTIÓN ESTÉTICA

   Porque, de hecho, la estética no es el único motivo por el que una mujer busque realizarse una intervención estética en su zona genital. "Más allá de la estética, la cirugía genital, en la mayoría de las ocasiones, tiene un componente funcional asociado", confirma la miembro de SECPRE, que enumera "disminuir síntomas de irritación o picor o mejorar las relaciones sexuales o la autoestima de la paciente".

   Por ejemplo, "labios menores alargados o hipertrofias de clítoris, que resultan incómodos o se notan en la ropa, afecta a la autoestima de la paciente a la hora de mantener relaciones o hacer deporte", especifica la doctora Zarbaksh, que valora estos casos como "los más recurrentes".

   Junto a ellos, la experta se refiere a sequedad vulvovaginal en mujeres maduras. "Provoca irritación, molestias en las relaciones y, en ocasiones infecciones recurrentes", matiza la doctora Zarbaksh. Por último, "también está la incontinencia, que ahora puede ser tratada tanto quirúrgica como no quirúrgicamente".

Contador