Publicado 25/09/2020 10:40CET

OMS pide dar una atención prioritaria a las personas con discapacidad, especialmente las mujeres, durante las pandemias

Elderly hands on a walker
Elderly hands on a walker - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / SANJAGRUJIC - Archivo

MADRID, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

La jefa de la Unidad de Discapacidad de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Alarcos Cieza, ha pedido que las personas con discapacidad, especialmente las mujeres, sean consideradas como un grupo en situación de vulnerabilidad durante una crisis de salud pública y se les de una atención "prioritaria".

Cieza se ha pronunciado así durante su intervención en la IV Conferencia Sectorial de Mujeres y niñas con discapacidad, organizada por la Fundación CERMI Mujeres (FCM) bajo el título de 'Las mujeres con discapacidad y la salud', que este año se celebró telemáticamente los días 23 y 24 de septiembre.

"En muchos casos, los mismos grupos de personas con discapacidad han abogado por no ser categorizadas en un grupo vulnerable, ya que la vulnerabilidad no es una característica intrínseca de las personas con discapacidad ni de las mujeres con discapacidad. Pero la pandemia ha demostrado que las personas con discapacidad son puestas en una situación de vulnerabilidad en las crisis de salud y eso hace que se vean expuestas a ciertos riesgos de una manera incremental", ha dicho la representante de la OMS.

Dicho esto, ha lamentado que tengan un riesgo mayor de contraer la Covid-19, e, incluso, un mayor riesgo de sufrir deterioros en su salud, hasta cuando no se contrae la enfermedad. Pese a esta situación, ha defendido que de la pandemia se pueden extraer lecciones, pues es una radiografía que permite sacar a la luz cosas que "no se habían visto".

Entre estos aprendizajes, Cieza ha señalado que las campañas y planes de salud pública se tienen que diseñar, desde el principio, incluyendo la perspectiva de género y de discapacidad, porque en aquellos países que sucede así, se incluye esta visión desde el principio" en la respuesta a una pandemia. "Discapacidad y género no pueden ser ideas tardías", ha enfatizado.

DONDE LOS DERECHOS FRACASAN

Por su parte, la representante de la OMS intervino en el diálogo interactivo 'Atención a las mujeres y niñas con discapacidad', en el que también ha participado la abogada experta en salud sexual y reproductiva, Francisca Fernández, quien ha elogiado el trabajo de las organizaciones de discapacidad y mujeres con discapacidad para que los abogados puedan llegar allí donde los derechos fracasan.

Además, ha recordado que Naciones Unidas ha advertido de que se siguen produciendo prácticas "dañosas" en la asistencia de la salud sexual y reproductiva contra mujeres, "lo que es otra manifestación del patriarcado". A su juicio, la violencia obstétrica se podría evitar si se escuchara a las mujeres y se trabajara desde la evidencia científica.

Del mismo modo, la miembro del de la Organización Sanitaria Integrada Bilbao Basurto, Osakidetza, Socorro Luengo, ha detallado que las personas con discapacidad se encuentran en peor estado de salud que las que no tienen discapacidad. En su ponencia, ha centrado la atención en las mujeres sordas pues sufren un mayor infradiagnóstico por las barreras de comunicación.

Asimismo, el presidente de la Comisión de salud y espacio sociosanitario del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), Nel Anxelu González Zapico, ha reclamado incluir la perspectiva de género en los espacios de salud; proporcionar servicios igualitarios territorialmente, y apostar por equipos de atención multidisciplinares.

Igualmente, ha lamentado la discriminación interseccional que sufren las mujeres con discapacidad y alertó de la especial situación de vulnerabilidad de las que tienen discapacidad psicosocial, recordando el alto porcentaje de mujeres con enfermedad mental que han sufrido violencia.

Posteriormente, se ha desarrollado el diálogo interactivo 'La agenda pendiente' en la que el profesor titular de Medicina Legal de la Universidad de Granada, Miguel Lorentea, ha avisado de que el modelo actual sanitario está "agotado" y es "insuficiente", por lo que ha abogado por promover una atención transformadora que esté dotada de medios y recursos para adaptar el servicio de salud a la realidad.

"Cuando nos centramos en las cuestiones de la salud, tenemos que atender también aquellas que no forman parte del sistema de sanitario", ha dicho, tras recalcar que la violencia de género es un problema de salud pública y debe atenderse como tal, y aportar por incrementar la participación y la concienciación en la sociedad; la formación de los profesionales que intervienen en la atención a las mujeres con discapacidad; mayor especialización de aquellas personas que forman parte del sistema sanitario, e impulsar estrategias e iniciativas específicas para las pacientes con discapacidad, entre otras cuestiones.

Por otro lado, la presidenta de la Asociación de Mujeres para la Salud (AMS), Soledad Muruaga, ha manifestado su especial preocupación por los efectos en la salud mental de las mujeres con discapacidad de circunstancias como la violencia o vivir con dolor crónico. En su intervención, ha solicitado más educación sexual para las propias mujeres con discapacidad, reforzar el sistema de autonomía personal y atención a la dependencia y mejorar la formación sobre mujeres con discapacidad a los profesionales sanitarios.

Del mismo modo, la médica forense especialista en género y discapacidad, Ángeles Sepúlveda, ha llamado a "cuestionarse la hipermedicalización" de muchas mujeres con discapacidad y ha criticado que ellas protagonicen más ingresos, pues, por ejemplo, "cuando un hombre está enfermo, suele haber mujeres cuidadoras en su entorno, y no sucede tanto cuando es una mujer la que está enferma".

En este sentido, ha apostado por impulsar el autocuidado, "y esto empieza por el autoconocimiento" y "ser conscientes de los problemas de salud que tenemos a lo largo de nuestra vida". Además, ha exigido que se garantice la accesibilidad de la información y los procedimientos en la atención sanitaria de las pacientes con discapacidad.

A continuación, la coordinadora de CERMI Mujeres, Isabel Caballero , ha arremetido contra los criterios de exclusión que se han utilizado en algunos momentos de colapso en la atención a personas con discapacidad o mayores por la pandemia. Además, ha pedido una política de salud sexual y reproductiva adecuada, teniendo en cuenta que se está a las puertas de que se acabe con las "esterilizaciones forzosas por razón de discapacidad".

FALTA CULTURA

La clausura de la Conferencia Sectorial ha corrido a cargo del director general de Políticas de Discapacidad del Gobierno de España, Jesús Celada, quien ha repasado los principales avances legislativos que están tramitándose en estos momentos, aunque ha advertido de que "en este país falta cultura de la discapacidad", lo que también se da "en las administraciones públicas", al igual que en el resto de la sociedad.

Mientras, la coordinadora de Programas del Observatorio de Salud de las Mujeres del Ministerio de Sanidad, Rosa María Lópeza, ha subrayado la importancia de que entre todas las mujeres se construya una nueva realidad. Tras ella, la presidenta de la Comisión de Género del CERMI Estatal, Marta Valencia, ha denunciado el "descrédito" que socialmente se da a las enfermedades que sufre mayoritariamente la población femenina, por lo que apeló a "trabajar en red" para que las mujeres con discapacidad sean plenamente sujetos de pleno derecho en la práctica y no sufran discriminación.

Por último, la vicepresidenta ejecutiva de CERMI Mujeres, Ana Peláez, encargada de conducir el encuentro durante las dos jornadas, ha agradecido el trabajo de todas las personas que han hecho posible la IV Conferencia Sectorial de Mujeres y Niñas con Discapacidad.

Contador

Para leer más