Publicado 01/10/2021 07:03CET

Nuevas perspectivas de tratamiento para el cáncer de mama que se extiende al cerebro

Archivo - Célula de cáncer de mama
Archivo - Célula de cáncer de mama - ANNE WESTON, FRANCIS CRICK INSTITUTE - Archivo

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las pacientes con cáncer de mama cuyo cáncer se extiende al cerebro podrían tener nuevas opciones de tratamiento, gracias a una investigación dirigida por la doctora Diana Cittelly, miembro del Centro del Cáncer de la Universidad de Colorado (UC), en Estados Unidos.

La investigación de Cittelly, publicada en la revista 'Clinical Cancer Research', de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer, examina específicamente el papel del receptor de interleucina 13 alfa 2 (IL13Ra2), una proteína que se encuentra en mayores tasas en las células cancerosas que hacen metástasis a otros lugares del cuerpo - en particular el cerebro y los pulmones.

"Descubrimos que los pacientes que expresan niveles elevados de IL13Ra2 en sus metástasis cerebrales tienen peor supervivencia que los que expresan niveles bajos de IL13Ra2, pero no pudimos ver esta correlación al examinar los tumores primarios. Eso fue importante porque sugirió que existe una adaptación de las células cancerosas cuando se extienden al cerebro, y que podríamos dirigirnos a ella --explica Cittelly-. Pudimos identificar un papel de este receptor como herramienta para promover la proliferación y el crecimiento de la metástasis en el cerebro".

Las metástasis cerebrales del cáncer de mama se desarrollan entre el 15% y el 50% de las pacientes con cáncer de mama metastásico, dependiendo del subtipo de cáncer de mama. Las opciones actuales de tratamiento de las metástasis cerebrales, como la cirugía, la radioterapia, la quimioterapia y las terapias dirigidas, tienen un éxito limitado y pueden empeorar la función neurológica.

Dado que el 80% de las mujeres con metástasis cerebrales de cáncer de mama mueren en el plazo de un año desde su diagnóstico, Cittelly y su equipo esperaban encontrar una forma de atacar las células cancerosas después de que se hayan extendido al cerebro.

Trabajando con células en el laboratorio, identificaron la IL13Ra2 como una posible diana para el tratamiento, sobre todo porque la proteína ha mostrado vulnerabilidad al tratamiento con células T CAR en ensayos clínicos sobre tumores cerebrales.

"Sabemos que en el cáncer de mama, en particular, hay un mayor riesgo de metástasis cerebral en las mujeres más jóvenes, así como en las que tienen cánceres de mama HER-2 positivos, o un subconjunto de cáncer de mama triple negativo --explica Cittelly--. Todavía no sabemos exactamente qué subpoblaciones de células cancerosas pueden crecer realmente en el cerebro, pero nuestros estudios sugieren específicamente que hay algunas interacciones con el cerebro que conducen a la regulación al alza del receptor IL13Ra2 como herramienta para promover la proliferación en ese entorno".

El siguiente paso de los investigadores es iniciar una colaboración con expertos en células CAR-T para comprender mejor cómo la terapia con células CAR-T puede dirigirse a IL13Ra2. Con el tiempo, Cittelly espera ver ensayos clínicos para pacientes con cáncer de mama que ha hecho metástasis en el cerebro, ya que actualmente quedan fuera de los ensayos clínicos.

"Los pacientes con metástasis cerebrales suelen considerarse terminales y quedan excluidos de la mayoría de los ensayos clínicos --lamenta--. Tener algo que pueda utilizarse para esa población tan específica será estupendo".

"Luego, en el escenario clínico, cuando las personas ya presentan una metástasis cerebral, podríamos dirigirnos a la IL13Ra2 para disminuir el crecimiento de esas metástasis y reducir la progresión --añade--. Si podemos dirigirnos a esa proteína, podemos mejorar los resultados de estos pacientes".

Contador

Para leer más