Publicado 30/11/2020 17:11CET

Las mujeres tienen mayor riesgo que los hombres de morir por insuficiencia cardíaca o ataque cardíaco

Mujer de espaldas en la ciudad.
Mujer de espaldas en la ciudad. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / LI ZHONGFEI - Archivo

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres se enfrentan a un riesgo un 20 por ciento más alto que los hombres de desarrollar insuficiencia cardíaca o de morir dentro de los cinco años siguientes a su primer ataque cardíaco grave, según una nueva investigación publicada en la revista insignia de la Asociación Americana del Corazón, 'Circulation'.

Las investigaciones anteriores sobre las diferencias entre los sexos en cuanto a la salud del corazón se han centrado a menudo en los ataques cardíacos recurrentes o en la muerte. Sin embargo, las diferencias en la vulnerabilidad a la insuficiencia cardiaca entre hombres y mujeres después de un ataque cardiaco sigue sin estar clara.

Para estudiar esta brecha, los investigadores analizaron los datos de más de 45.000 pacientes (30,8 por ciento mujeres) hospitalizados por un primer ataque cardíaco entre 2002 y 2016 en Alberta (Canadá). Se centraron en dos tipos de ataques cardíacos: un ataque cardíaco grave y potencialmente mortal llamado infarto de miocardio con elevación del segmento ST (STEMI), y un tipo menos grave llamado no STEMI o NSTEMI, el último de los cuales es más común. Los pacientes fueron seguidos durante un promedio de 6,2 años.

Las mujeres eran mayores y se enfrentaban a una variedad de complicaciones y más factores de riesgo que pueden haberlas puesto en un mayor riesgo de insuficiencia cardíaca después de un ataque cardíaco.

Además del elevado riesgo de insuficiencia cardiaca entre las mujeres, los investigadores encontraron que 24.737 pacientes tuvieron la forma menos grave de ataque cardíaco (NSTEMI); en este grupo, el 34,3 por ciento eran mujeres y el 65,7 por ciento hombres. Además, un total de 20.327 pacientes experimentaron IAMEST, el ataque cardíaco más severo; entre este grupo, el 26,5 por ciento fueron mujeres y el 73,5 por ciento hombres.

En el estudio, el desarrollo de la insuficiencia cardíaca, ya sea en el hospital o después del alta, siguió siendo mayor en las mujeres que en los hombres para ambos tipos de ataque cardíaco, incluso después de ajustar ciertos factores de confusión.

Las mujeres tenían una tasa de mortalidad sin ajustar más alta en el hospital que los hombres tanto en el grupo de IAMEST (9,4 por ciento vs. 4,5 por ciento) como en el de IAMEST (4,7 por ciento vs. 2,9 por ciento). Sin embargo, la brecha se redujo considerablemente para los IAMEST después de los ajustes de confusión.

Las mujeres eran más propensas a ser un promedio de 10 años mayores que los hombres en el momento de su ataque cardíaco, por lo general una edad promedio de 72 años frente a 61 años para los hombres. Las mujeres también tenían historias médicas más complicadas en el momento de sus ataques cardíacos, incluyendo presión arterial alta, diabetes, fibrilación auricular y enfermedad pulmonar obstructiva crónica, factores de riesgo que pueden contribuir a la insuficiencia cardíaca.

Las mujeres fueron atendidas con menos frecuencia en el hospital por un especialista cardiovascular: 72,8 por ciento frente al 84 por ciento de los hombres. Independientemente de si sus ataques cardíacos eran del tipo grave o menos grave, a menos mujeres se les prescribieron medicamentos como los betabloqueantes o los reductores del colesterol. Las mujeres también tuvieron índices ligeramente más bajos de procedimientos de revascularización para restablecer el flujo sanguíneo, como la angioplastia quirúrgica.

"Identificar cuándo y cómo las mujeres pueden estar en mayor riesgo de insuficiencia cardíaca después de un ataque cardíaco puede ayudar a los proveedores a desarrollar enfoques más eficaces para la prevención. Una mejor adherencia a la reducción del colesterol, el control de la hipertensión, la realización de más ejercicio, una dieta saludable y la eliminación del tabaco, junto con el reconocimiento de estos problemas en una etapa más temprana de la vida, salvaría miles de vidas de mujeres y hombres", explica el autor principal del estudio, Justin A. Ezekowitz, del Centro VIGOUR de la Universidad de Alberta en Edmonton (Canadá).

Para leer más