Publicado 10/11/2021 17:30CET

Una mayor masa muscular en mujeres puede aumentar el riesgo de sofocos

Archivo - Una mujer realiza deporte en las instalaciones de un gimnasio el día que se reabren los recintos deportivas en Valencia, Comunidad Valenciana (España), a 15 de marzo de 2021.
Archivo - Una mujer realiza deporte en las instalaciones de un gimnasio el día que se reabren los recintos deportivas en Valencia, Comunidad Valenciana (España), a 15 de marzo de 2021. - Rober Solsona - Europa Press - Archivo

MADRID, 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres que poseen una mayor masa muscular pueden tener más probabilidades de sufrir sofocos, según el estudio que se ha publicado este miércoles en 'Menopausia', la revista de The North American Menopause Society (Nams- La Sociedad Norteamericana de Menopausia).

La pérdida de masa y función muscular (sarcopenia) puede ser el cambio más dramático y significativo que ocurre durante el envejecimiento. Las mujeres postmenopaúsicas tienen un riesgo particularmente mayor de sarcopenia como resultado del envejecimiento y los cambios en las hormonas sexuales después de la menopausia. Otros factores de riesgo de sarcopenia que a menudo se desarrollan con la edad incluyen un estilo de vida sedentario, reducción de la ingesta de proteínas, cambios en los niveles de la hormona del crecimiento y aumento de la inflamación.

Sin embargo, este estudio, en el que han participado casi 300 mujeres coreanas de entre 40 y 65 años, apunta que los síntomas vasomotores (sofocos) son uno de los síntomas de la menopausia más comunes y molestos. Los sofocos están asociados con varios trastornos crónicos, que incluyen obesidad, resistencia a la insulina, síndrome metabólico, osteoporosis y enfermedades cardiovasculares.

Los investigadores han analizado la asociación entre los síntomas de la menopausia, incluidos los sofocos y los índices de composición corporal medidos por tomografía computarizada abdominal y la prevalencia de sarcopenia. Así pues, se ha determinado que los sofocos son menos comunes en las mujeres con sarcopenia que en las que no la tienen y se asocian positivamente con la masa muscular paraespinal.

Asimismo, indican los investigadores que se deben considerar estudios longitudinales adicionales para definir mejor las relaciones entre los sofocos, los índices del músculo esquelético, la distribución de grasa y músculo y la sarcopenia, así como los posibles mecanismos subyacentes.

"Estos resultados resaltan la necesidad de estudios longitudinales adicionales para definir mejor las asociaciones de los síntomas de la menopausia, como los sofocos, con la composición corporal y, específicamente, con la obesidad y la sarcopenia. Esto es particularmente importante dado el envejecimiento de la población y los vínculos entre la sarcopenia en las mujeres mayores y la disminución de la movilidad, el aumento del riesgo de caídas y la reducción de la salud y la calidad de vida", ha comentado la directora médica de NAMS, Stephanie Faubion.

Contador