Publicado 09/03/2021 14:28CET

El ISCIII participa en la actualización de una guía de la ONU sobre la diversidad de dieta en mujeres

A  la izquierda, portada de la actualización de la guía de la FAO; a la derecha, Estefanía Custodio, investigadora del Centro Nacional de Medicina Tropical, en los jardines del ISCIII.
A la izquierda, portada de la actualización de la guía de la FAO; a la derecha, Estefanía Custodio, investigadora del Centro Nacional de Medicina Tropical, en los jardines del ISCIII. - ISCIII

MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) participa en la actualización de una nueva guía en torno al indicador de Diversidad Alimentaria Mínima para Mujeres, realizada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Las mujeres en edad reproductiva ven sus necesidades nutricionales aumentadas debido a las demandas fisiológicas del embarazo y la lactancia, y se consideran un colectivo vulnerable porque en muchas ocasiones esas necesidades no se satisfacen, especialmente entre mujeres de países en desarrollo.

El indicador de 'Diversidad Alimentaria Mínima' valora la calidad de la dieta en función del aporte de diversos micronutrientes esenciales. Este indicador, lanzado en 2015, acaba de actualizarse gracias a la investigación llevada a cabo en los últimos años en tres países (Camboya, Etiopía y Zambia), que ha permitido optimizar y refinar los métodos de recogida de datos y análisis para este indicador.

La nueva actualización supone una orientación sobre las metodologías más precisas y válidas para recopilar, analizar, interpretar y presentar datos sobre la diversidad dietética entre mujeres, con el objetivo de utilizar estos datos en investigación, evaluación de la salud pública, encuestas de nutrición y análisis demográficos que permitan disponer de datos representativos y comparables a lo largo del tiempo y entre países y regiones.

La guía actualizada incorpora los resultados de las últimas investigaciones realizadas con el indicador en cuanto a instrumentos de recogida, métodos de análisis e interpretación de resultados, lo que permite aumentar la robustez del indicador y facilitar su utilización.

Además de proporcionar herramientas para recopilar información y generar conocimiento dietético de calidad, la publicación tiene como objetivo promover el diálogo y la aplicación adecuada de los datos para apoyar posibles acciones nutricionales, al incorporar recomendaciones para el uso del indicador en la evaluación de políticas sanitarias y toma de decisiones.

"El indicador de Diversidad Alimentaria Mínima para Mujeres es el único indicador de dieta a nivel poblacional validado para mujeres en edad reproductiva y uno de los pocos indicadores de dieta poblacionales existentes que son fáciles de recoger, analizar e interpretar", ha dicho la investigadora del Centro Nacional de Medicina Tropical (CNMT) Estefanía Custodio.

Por esta razón, la FAO, la Unión Europea y otros organismos internacionales abogan por que se incluya entre los indicadores de desarrollo sostenible en la próxima revisión que tendrá lugar en 2025, ya que actualmente no incluyen ningún indicador de dieta.

La participación de Custodio en esta iniciativa se enmarca en la nueva línea de investigación que el ISCIII acaba de abrir, como parte de su programa de Salud Global, denominada Nutrición, resiliencia y salud global y liderada por la propia Custodio desde el Centro Nacional de Medicina Tropical (CNMT).

"El objetivo es, mejorar el estado nutricional y de salud de las personas a través de diversas intervenciones, con un enfoque especial en las poblaciones vulnerables y desfavorecidas de países en desarrollo o de rentas bajas", ha detallado la experta.

Esta nueva línea de investigación se centra en dos objetivos: el primero busca identificar y validar indicadores efectivos para medir el estado nutricional y la dieta, mientras que el segundo trata de localizar determinantes que influyen en prácticas nutricionales inadecuadas para favorecer actuaciones con mayor impacto en la mejora de problemas de malnutrición.