Identifican una de las causas de fracaso de embarazo en la reproducción asistida

Fecundación in vitro
PIXABAY - Archivo
Publicado 16/04/2019 12:42:26CET

GRANADA, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un estudio realizado por investigadores de la clínica Margen y la Universidad de Granada ha apuntado a que el origen de los fracasos en los intentos de embarazo por reproducción asistida puede ser un índice anormalmente bajo de la hormona progesterona, responsable de mantener la función del útero en condiciones favorables para acoger los embriones.

Así lo ha indicado en una nota de prensa la clínica Margen, que ha señalado que entre el 60 y el 70 por ciento de las tentativas de reproducción asistida realizadas con mujeres jóvenes fracasan "sin que hasta ahora se hubiera identificado una razón aparente".

Según el estudio, publicado por la revista científica Reproductive Biomedicine Online, hasta hace poco se creía que la secreción demasiado baja de la progesterona después de la transferencia de embriones estaba vinculada con "algunos protocolos particulares de la estimulación ovárica, y, por lo tanto, relativamente poco importantes".

Sin embargo, según los autores del estudio, "cualquier protocolo de la estimulación ovárica puede crear esta situación, aunque todas las mujeres no son igualmente sensibles a este efecto de la estimulación".

Por esta razón, "las mujeres más sensibles necesitan un seguimiento más frecuente de valores hormonales en la sangre, empezando incluso antes de que un eventual embarazo pueda ser detectado". En este sentido, "un tratamiento temprano de esta condición puede paliar esta anomalía y salvar el embarazo".

Varios protocolos de la estimulación ovárica se utilizan en prácticamente todos los casos de fecundación in vitro con el fin de "obtener varios óvulos en lugar de uno solo que resultaría de una ovulación espontánea".

Sin embargo, este procedimiento tiene un efecto secundario importante, como es la insuficiencia de la secreción de progesterona después de la punción ovárica, con un impacto negativo sobre la receptividad uterina para los embriones.

En el trabajo publicado por el equipo granadino, formado por los doctores Raquel Mendoza-Tesarik, Niconlas Mendoza, Cristina Conde López y Jan Tesarik, se demuestra que las inyecciones subcutáneas diarias de una sustancia llamada "hormona liberadora de gonadotrofinas (GnRH, del inglés Gonadotrophin Releasing Hormone) restituye la secreción de la progesterona y salva embarazos a riesgo".

Contador