Publicado 28/05/2021 08:15CET

Ideas para verte mejor tras el parto

Archivo - Niña recien nacida en brazos de su madre.
Archivo - Niña recien nacida en brazos de su madre. - STOCK_COLORS/ ISTOCK - Archivo

   MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

   Si nos ceñimos solo a lo físico, entendemos el posparto como las 6 semanas de después del momento del alumbramiento, pero en realidad se trata de un periodo que abarca más. Algunas expertas le llaman el "cuarto trimestre", una etapa de la vida donde todo se revoluciona, se transforma, y la mujer no vuelve a ser la misma. En ella aparecen nuevas facetas que se deben asentar. Por lo que si hablamos de posparto a nivel social-emocional, esta etapa puede conllevar incluso hasta un año.

Así lo explica en una entrevista con Infosalus Elena Pajuelo, matrona y divulgadora sobre temas de maternidad, quien precisamente acaba de publicar 'Todo lo que nadie te ha contado sobre el posparto' (Zenith), un manual en el que trata cómo "sobrevivir física y emocionalmente al cuarto trimestre".

   La también cofundadora de Marema Matronas, una empresa que ofrece servicios de preparación al embarazo, acompañamiento a la lactancia y al posparto, cree que hoy en día, en realidad, sí se cuenta a las futuras madres en qué va a consistir el posparto, si bien considera que como las mujeres se encuentran todavía en pleno embarazo, en la preparación al parto, ven muy lejano el posparto, y piensan 'ya lo superaré y no será para tanto', y al llegar el momento es cuando realmente deben enfrentarse a ello.

   Además, Pajuelo recalca que "no es lo mismo un posparto que otro", y es diferente en cada uno: "Depende de las circunstancias de cada persona y aunque tengas buena red, se trata siempre de una experiencia muy intensa. Sí se habla pero hace falta hablarlo más y compartir experiencias entre mujeres, no solo lo malo, lo intenso y lo duro, sino todo lo bonito, que es una etapa maravillosa".

   Una de las principales características del posparto a nivel emocional es la "montaña rusa" por la que deben atravesar las mujeres. Esta matrona señala que tiene lugar dado que el cuerpo cambia, también a nivel hormonal, produciéndose muchos cambios desde que sale el bebé de la placenta.

   "Se produce entonces una bajada de estrógenos y de progesterona y sube la oxitocina, lo que representa un baile hormonal muy grande, de forma que la mujer es más lábil a nivel emocional, tienes ganas de llorar por estar agotada y desbordada pero a la vez estas feliz", destaca.

   Especialmente en el caso de las primerizas señala que la llegada del bebé supone una revolución, "nadie te ha explicado cómo tienes que cuidarlo, no sabes cómo acunarlo o alimentarlo, surgen muchas dudas y aparece el nuevo rol de madre que debes construir poco a poco, una experiencia muy intensa". Por eso, según prosigue la matrona, "todo dependerá del tipo de parto, del apoyo que tenga la madre, teniendo en cuenta también que cada posparto es un mundo y cada familia lo vive de forma diferente. "Pero sin duda es una revolución y un cambio en la vida que cambia para siempre", apostilla.

   Sobre la recuperación total del cuerpo de la mujer, Pajuelo reconoce que a los 10-12 días el útero prácticamente ha vuelto a su sitio, el sangrado posparto durará unas 5-6 semanas como mucho y disminuirá de forma progresiva. También indica que desde el parto se pierde mucho peso, y esas primeras semanas son en las que habrá más cambios.

CÓMO RECUPERAR LA FIGURA

   Después, recuperar la figura dependerá del estado físico anterior al embarazo y de esa recuperación física en el posparto, tal y como mantiene. "Si da el pecho se recuperará físicamente antes a nivel de cintura y de abdomen porque se han acumulado ahí reservas energéticas durante el embarazo para la lactancia. El cuerpo no es el mismo tras el parto pero no significa que sea peor, se puede recuperar y es posible verse bien y sentirse bien en el posparto", manifiesta.

   Ante cualquier reanudación de la actividad física en el posparto, Pajuelo aboga siempre por una valoración de un profesional sanitario previa, principalmente de un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico, que valore y paute cuáles son los ejercicios acordes con su estado físico.

   "En el embarazo y en el posparto se deben evitar ejercicios de impacto, como el correr, el saltar, las clases de zumba. Eso sí, evitar pero no está prohibido, porque cada mujer tiene unas características y una intensidad física y, por ejemplo, a una corredora no le puedo decir que pare de correr, por lo que es importante individualizar en cada mujer, saber qué hace en su día a día y adaptarlo. De forma general debemos evitar el impacto porque esto repercutirá en el suelo pélvico y a la larga podrá ocasionar problemas de incontinencia, prolapsos y problemas en las relaciones sexuales", manifiesta Elena Pajuelo.

   La creadora de 'Actualidad Matrona' subraya además que durante el embarazo suele estar muy recomendada el agua, porque en ella hay cero impacto y se flota, de forma que la mujer se siente ligera, duerme mejor, y se pueden hacer ejercicios que en tierra pueden ser más molestos o con impacto. "Luego también lo que a la mujer le guste, el pilates, yoga, hasta caminar y más ejercicios aeróbicos como la bicicleta o la cinta", subraya.

   En el posparto, y tras esa valoración de suelo pélvico, se debe analizar el estado físico de la mujer, y recomienda la realización de hipopresivos. Con todo ello, Pajuelo enumera una serie de ideas para que las mujeres que acaban de dar a luz se sientan mejor, una serie de "consejos para vivir de la mejor forma posible esta emocionante etapa":

   1.- Todos los días dedicar un rato para una misma, una buena ducha, para arreglarse, verse bien, porque los primeros días tras el parto no te reconoces y es muy importante el volver a mirarse y recuperar el sentirse bien.

   2.- Rodearse de gente que aporte, que sume, que te ayuden y que te hagan sentir bien, reírte, la pareja, las amigas, otras madres en la misma situación; encontrar esa tribu para apoyarse en ellos porque cuando estás acompañado se vive mejor.

   3.- Cuidarse la alimentación.

   4.- Pedir ayuda. A veces pensamos que lo podemos hacer solas y no somos "super woman". Hay que pedir toda la ayuda necesaria, sobre todo las primeras semanas, y dedicarse a lo importante, a recuperarse físicamente y a estar con el bebé, y para todo lo demás pedir ayuda.

   5.- Realizar deporte.