Publicado 04/05/2022 08:16

Ibone Olza, especialista en psiquiatría perinatal: "ser madre, aquí y ahora, es muy difícil"

Archivo - Maternidad, madre e hijo
Archivo - Maternidad, madre e hijo - ALEKSANDARNAKIC/ ISTOCK - Archivo

   MADRID, 4 May. (EDIZIONES) -

   Más que dar consejos a las madres sobre las dificultades que conlleva en muchas ocasiones la maternidad, la especialista en psiquiatría infanto-juvenil y perinatal Ibone Olza, actual directora del Instituto Europeo de salud Mental Perinatal y consultora de la OMS, prefiere visibilizar el contexto, "que nos lo pone muy difícil a las madres". Aprovechamos que es el primer miércoles de mayo y se celebra el Día Mundial de la Salud Mental Materna, nos acercamos a los miedos de la maternidad.

   Así lo confiesa en una entrevista con Infosalus con motivo de la publicación de 'Palabra de madre. El poder de la maternidad' (Vergara), un ensayo íntimo sobre su experiencia maternal.

   "Más que dar consejos a las madres, cada una encuentra su manera. Trato de visibilizar el contexto, que nos lo pone muy difícil a las madres. Ser madre aquí y ahora es muy difícil y muchas lo llevamos a lo personal. Sentimos que somos nosotras las que fallamos, vamos con la culpa, que es una cosa muy pesada. Propongo levantar la mirada y analizar el contexto porque es tremendamente difícil ser madre hoy en día", resalta esta especialista.

   Para ello, dice que hay que ir al concepto original de patriarcado, que es el poder del padre, y lo que ha comprendido analizando su experiencia, reflexionando sobre ella y escuchando a muchas madres: "Es un sistema empeñado en separarnos y en distanciarnos de nuestras criaturas y en quitarle valor a todo lo que significa cuidar y maternar".

   En su opinión, a las madres se lo ponen "muy difícil" los cuidados maternales, convirtiéndose en muchos casos en una batalla en el día a día. Por un lado, dice que tenemos una biología súper potente, porque somos mamíferos y esto hace que a las madres les resulte prioritario cuidar a los bebés, y muy difícil el no atender su llanto o separarse de ellos cuando son muy pequeños, o bien el preocupamos mucho cuando un bebé tiene un problema de salud. "Lo que nos pide el cuerpo es proteger a nuestros bebés para que crezcan sanos", matiza Ibone Olza.

NO ESTÁN VALORADOS LOS CUIDADOS

   Sin embargo, lamenta que la sociedad o este sistema nos dice que no pasa nada por dejarles llorar, que no pasa nada por dejarles muy pronto y que hay que acostumbrarles a ello. "Es una batalla cotidiana, y todo lo que hacemos las madres, que mucho de ello es cuidar, no está valorado o reconocido y parece que no tiene importancia cuando es un trabajo enorme de generosidad, de entrega y de cuidados, un trabajo inmenso y difícil", reconoce esta consultora de la OMS y además doctora en Medicina.

   Asimismo, pone en evidencia el hecho de que por un lado se idealice la maternidad, se diga que es una etapa maravillosa de la vida, mientras que por otro, en la realidad, en lo cotidiano, no hay ayudas, no hay soporte, y las madres están solas.

   Por ejemplo, dice que es muy ilustrativo lo que pasa en el postparto, con la revisión del niño sano, pero no se contempla la revisión de la madre tras dar a luz. "Muchas salen doloridas y heridas. Es un momento difícil, y sin embargo, desde el sistema sanitario no se ofrece un seguimiento en el posparto a las madres, a su salud emocional, al suelo pélvico, a dificultades en la lactancia. Parece que solo importa el bebé sano y creo que esto es muy ilustrativo de cómo se nos ha descuidado históricamente", subraya.

LOGRAR UNA MATERNIDAD MÁS EMPODERADA

   Ahora bien, esta especialista en psiquiatría infanto-juvenil y perinatal celebra que cada vez son más madres las que están empezando a hablar de sus dificultades, a visibilizar el sufrimiento de esta etapa y considera por ello que la salida es colectiva: "Pasa mucho más por crear redes entre madres, por reclamar, por contar la verdad, y apoyarnos entre madres pero creo que también hay un tema político y social que llevar al debate político, la valorización de estos cuidados".

   A nivel personal considera que buena parte del trabajo que toca es la compasión y la empatía entre las madres, así como honrar el trabajo que estas tienen y ser comprensivas con lo difícil que es hoy en día cumplir con ello. "Cada vez que una madre dice que no ha hecho nada en todo el día, veo que en realidad tiene una lista enorme de tareas casi siempre. El honrar nosotras mismas todo nuestro quehacer", subraya.

   En última instancia, la doctora Olza llama la atención sobre la presión a nivel cultural con el tema corporal. Sostiene que parece que hay que recuperar el cuerpo de antes y hay una presión por estar estupendas, cuando la maternidad es una "transformación corporal muy potente", que tiene una razón de ser.

   "Esa presión social nos hace daño. Esas portadas de recuperar el tipazo tras dar a luz o la presión por la cirugía y la estética, esto tenemos que quitarlo de ahí porque hace daño y muchas mujeres se sienten muy mal en el postparto porque no se reconocen en sus cuerpos, cuando son cuerpos que han gestado un bebé y es una maravilla. Está también esa crítica al cuerpo de modelo único, joven y delgado, y urge el reconciliarnos con nuestros cuerpos y ser críticas con esa presión cultural", sentencia la doctora Olza.

Contador