Las fumadoras sobreviven menos al cáncer de mama

Fumar, fumadora, smoke, tabaco, fumando
VALENTIN OTTONE/FLICKR
Publicado 22/07/2015 15:13:53CET

   NUEVA YORK, 22 Jul. (Reuters/EP) -

   Nuevos datos publicados en la revista 'Cancer Science' se suman a la creciente evidencia científica que demuestra que el consumo de tabaco aumenta el riesgo de muerte en caso de desarrollar cáncer de mama, el más frecuente entre las mujeres.

   Según un trabajo del Miyagi Cancer Center Hospital de Japón con más de 800 mujeres con cáncer de mama, las que habían fumado durante más de 20 años tenían el triple de probabilidades de fallecer por cualquier causa o en concreto por cáncer de mama, en comparación con las que nunca habían probado el tabaco.

   Estudios previos han analizado la relación entre el consumo de tabaco y la supervivencia al cáncer de mama, que a nivel mundial afectará a una de cada nueve mujeres, según datos de los Institutos Nacional de Salud (NIH, en sus siglas en inglés) de Estados Unidos. Además, el riesgo aumenta con la edad y con la presencia de otros factores como la obesidad, el sedentarismo o el consumo de alcohol.

   En este caso, el trabajo liderado por Masaaki Kawai realizó un seguimiento a un total de 848 mujeres tratadas en su hospital entre 1997 y 2007 por un cáncer de mama.

   Entre las fumadoras en el momento del diagnóstico, la edad media era de 49 años mientras que en las que lo habían sido en algún momento de sus vidas subía hasta los 53 años, y si no habían fumado nunca, hasta los 58 años.

   Además, vieron como las fumadoras tenían el tumor más avanzado y presentaban otras complicaciones de salud, en comparación con el resto de pacientes.

   Tras un seguimiento de siete años, los investigadores registraron un total de 170 muertes por cualquier causa, entre las que 132 podían atribuirse directamente al tumor.

   Aproximadamente un tercio de las mujeres todavía no habían pasado por la menopausia cuando comenzaron el estudio y, en este subgrupo, los que habían fumado durante más de 21 años tenían tres veces más probabilidades de morir por cualquier causa, y casi 3,5 veces más de morir por el tumor, en comparación con las que no habían fumado nunca.

   Los investigadores intentaron analizar los posibles efectos del tabaquismo pasivo en las mujeres que no habían fumado nunca pero tenían maridos que sí lo hacían, pero no observaron ningún impacto significativo. Asimismo, los autores reconocen que no se analizó si el consumo de tabaco podía haber causado el desarrollo del tumor.