Publicado 08/07/2022 17:02

Un estudio asocia la transferencias de embriones congelados en FIV a mayor riesgo de hipertensión materna en el embarazo

Archivo - OVULO, VITRIFICACIÓN
Archivo - OVULO, VITRIFICACIÓN - CLINICA MARGEN - Archivo

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología en Trondheim indica que los embarazos después de la transferencia de embriones congelados (FET) tienen un riesgo sustancialmente mayor de trastornos hipertensivos que los embarazos concebidos naturalmente.

En los últimos años ha aumentado preocupación de que los embarazos derivados de transferencias de embriones congelados en fecundación 'in vito' (FIV) puedan aumentar el riesgo materno de trastornos hipertensivos, en particular preeclampsia, complicaciones que pueden tener graves consecuencias para la madre y el feto. Estas preocupaciones han surgido en estudios observacionales recientes que comparan los resultados de las transferencias frescas y congeladas, que, por definición, están sujetas a variables de confusión estadística.

Este estudio es de los más grandes realizados hasta el momento y está basado en datos de registro de la vida real y una comparación de complicaciones maternas en embarazos de hermanos. Los investigadores afirman además que este mismo riesgo elevado --aproximadamente el doble-- también se encontró en un análisis de subgrupos de nacimientos de hermanos, que fue diseñado para eliminar el efecto de cualquier factor parental en los resultados.

Los resultados del estudio se han presentado en la 38ª reunión anual de ESHRE en Milán (Italia) en nombre del grupo CoNARTaS (Comité Nórdico de Seguridad y Tecnología de Reproducción Asistida), que supervisa la salud de las madres y los niños nacidos después de la reproducción asistida en los países nórdicos.

Según el último informe de registro de ESHRE, la proporción de ciclos FET en relación con los frescos sigue aumentando en Europa. En 2017, la proporción fue del 49 por ciento, frente al 38 por ciento en 2014. Se presentan tendencias similares en los EEUU y en la mayoría de los países de ingresos altos.

Los FET son cada vez más comunes debido a la mejora de los métodos de criopreservación, la facilitación de la transferencia de un solo embrión, la reducción de la hiperestimulación ovárica y la congelación electiva de todos los embriones (ciclos de 'congelación total').

El estudio analizó más de 4,5 millones de embarazos únicos en los registros de tres países nórdicos con parto entre 1988 y 2015. De las concepciones tras reproducción asistida, 78.300 fueron tras transferencia de embriones en fresco y 18.037 tras FET. Las referencias de nacimientos del registro, en gran medida exclusivas de los países nórdicos, también permitieron la identificación de 33.209 partos de hermanos después de la transferencia de embriones frescos o congelados y la concepción natural.

"Este estudio fue, con mucho, el análisis entre hermanos más grande hasta la fecha que investigó la asociación entre los tratamientos de reproducción asistida y los trastornos hipertensivos en el embarazo", dijo ha señalado el doctor Sindre H. Petersen, primer autor del estudio.

Los resultados del estudio mostraron que el riesgo de trastornos hipertensivos en el embarazo era casi el doble en los embarazos después de FET que en los embarazos después de una concepción natural (7,4% frente a 4,3%). Sin embargo, el riesgo de trastornos hipertensivos en los embarazos posteriores a la transferencia de embriones en fresco fue comparable al de los embarazos concebidos naturalmente.

Los ajustes por índice de masa corporal materno, tabaquismo y tiempo entre partos no afectaron los resultados finales, ni tampoco otros métodos de reproducción asistida (FIV, ICSI, duración del cultivo embrionario o número de embriones transferidos).

PUEDE ESTAR ASOCIADO CON TERAPIAS PARA PREPARAR EL ÚTERO

Los trastornos hipertensivos en el embarazo comprenden la hipertensión gestacional y la preeclampsia, y las afecciones más raras pero graves de eclampsia y el síndrome de hemólisis, hígado elevado, enzimas, plaquetas bajas (HELLP).

Petersen ha advertido de que el diseño de este estudio no pudo evaluar los méritos relativos de la congelación de embriones frente al mayor riesgo de trastornos hipertensivos, pero señaló que "la criopreservación ha facilitado el enfoque altamente favorable de la transferencia de un solo embrión, mejorando los resultados fetales y maternos al evitar embarazos múltiples'".

Estudios recientes han sugerido que el riesgo de trastornos hipertensivos en embarazos FET puede estar asociado con terapias para preparar el útero para la implantación del embrión. Por lo general, se administran en forma de terapia de reemplazo hormonal en lo que se conoce como un ciclo 'programado' o 'artificial' (en el que no hay un cuerpo lúteo en desarrollo natural que brinde soporte hormonal para el embarazo).

La presencia de un cuerpo lúteo, se ha convertido en una 'patata caliente' en estudios recientes, y es de hecho una diferencia potencialmente importante entre la concepción natural y las transferencias de embriones frescos por un lado y los FET por el otro'.

"En nuestro análisis, todas las concepciones naturales y los embarazos de transferencia de embriones frescos tenían un cuerpo lúteo, mientras que un subconjunto de los embarazos FET no lo tenían. Sin embargo, esperamos de publicaciones danesas y suecas anteriores que en nuestro estudio, solo el 15-30 por ciento de los embarazos FET se realizaron en ciclos artificiales, lo que parece poco probable que impulse la totalidad de la fuerte asociación en nuestros resultados", ha explicado.

Por lo tanto, continúa, "parece posible que algún aspecto inherente del proceso de congelación y descongelación, por ejemplo, cambios epigenéticos, también pueda ser responsable".

El doctor describe sus resultados como "solo una pieza de un gran rompecabezas", ya que considera que es demasiado pronto para recomendar cambios en las estrategias de tratamiento basados únicamente en este estudio, y que todavía hay buenas razones por las que las transferencias de embriones congelados se usan cada vez más, especialmente en su facilitación de la transferencia de un solo embrión.

"Estoy seguro de que se puede tomar una decisión bien fundamentada e individualizada de optar por un ciclo fresco o congelado después del diálogo entre el médico y la pareja, al igual que en todas las decisiones clínicas", ha señalado. Sin embargo, algunas pruebas emergentes sugieren que la FET en un ciclo natural (a diferencia de un ciclo programado), donde el cuerpo lúteo secreta hormonas vasoactivas, podría implicar un menor riesgo de preeclampsia y otros trastornos hipertensivos.

"La investigación futura debería explorar más a fondo este posible mecanismo antes de sacar conclusiones firmes. Mientras tanto, nuestro estudio puede contribuir a la toma de decisiones informadas para pacientes y médicos", concluye el experto.