Actualizado 23/06/2022 08:46

Detectan dos nuevos factores que aumentan el riesgo de ictus en mujeres

Archivo - Dolor de cabeza, ictus, tensión.
Archivo - Dolor de cabeza, ictus, tensión. - PORNPAK KHUNATORN/ISTOCK - Archivo

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

A nivel mundial, el ictus es una de las principales causas de muerte y discapacidad en las mujeres. En 2019, alrededor de 3 millones de mujeres murieron a causa de un ictus. Es más, las mujeres perdieron un total de 10 millones de años de vida saludable debido a la discapacidad tras un ictus, un 44% más de años que los hombres.

Los riesgos de ictus conocidos, como la obesidad, la hipertensión arterial y la diabetes, no explican totalmente el mayor riesgo de ictus de las mujeres. Los estudios anteriores sobre la relación entre la infertilidad, el aborto espontáneo y la mortinatalidad con el riesgo de ictus a largo plazo no han sido concluyentes.

Para colmar estas lagunas, un nuevo estudio se propuso evaluar la relación entre la infertilidad, el aborto espontáneo y la mortinatalidad con el riesgo de ictus mortal y no mortal, y el tipo específico de ictus.

Así se ha observado que la infertilidad y la pérdida del embarazo se asocian a un mayor riesgo de ictus no mortal y mortal más adelante en la vida, según un análisis de estudios observacionales, publicado en 'The BMJ'. Los investigadores sugieren que el control temprano de las mujeres que han sufrido un aborto espontáneo o un parto de mortinato, junto con cambios en su estilo de vida, podría reducir el riesgo de ictus.

Los investigadores analizaron los datos del consorcio InterLACE, que reúne datos sobre salud reproductiva y enfermedades crónicas, de un total de 27 estudios. En el análisis se incluyeron datos de ocho estudios de siete países (Australia, China, Japón, Países Bajos, Suecia, Reino Unido y Estados Unidos).

Se utilizaron cuestionarios para encontrar información sobre la infertilidad, el aborto espontáneo y la mortinatalidad. También se encontraron datos sobre accidentes cerebrovasculares no mortales mediante cuestionarios autodeclarados o registros hospitalarios. Los datos hospitalarios se utilizaron para identificar los casos de ictus mortal y los subtipos de ictus (hemorrágico o isquémico). En total, se incluyeron en el estudio unas 620.000 mujeres, con edades comprendidas entre los 32 y los 73 años al inicio del estudio.

De ellas, 275.863 mujeres tenían datos sobre el ictus no mortal y mortal, 54.716 mujeres sólo tenían datos sobre el ictus no mortal y 288.272 sólo tenían datos sobre el ictus mortal. Entre ellas, 9.265 (2,8%) mujeres experimentaron un primer ictus no mortal a una edad media de 62 años, y 4.003 (0,7%) tuvieron un ictus mortal a una edad media de 71 años.

Se excluyeron las mujeres con un ictus no mortal antes de los 40 años, ya que podían haber tenido un ictus antes de que se pudiera establecer un historial de infertilidad, pérdida de embarazo o mortinato. También se tuvieron en cuenta varios factores que podrían haber influido en los resultados, como el origen étnico, el peso, el estilo de vida y las enfermedades subyacentes.

Según el estudio, la infertilidad, el aborto espontáneo y la muerte fetal se asociaron a un mayor riesgo de accidente cerebrovascular, especialmente los abortos espontáneos recurrentes (tres o más) y los nacidos muertos. Las mujeres con antecedentes de infertilidad tenían un riesgo un 14% mayor de sufrir un ictus no mortal que las mujeres sin infertilidad.

El aborto espontáneo también se asoció a un riesgo un 11% mayor de sufrir un ictus no mortal en comparación con las mujeres que no habían sufrido un aborto espontáneo. El riesgo aumentaba con el número de abortos espontáneos que tenía la mujer: uno, dos y tres abortos espontáneos conllevaban un aumento del 7%, 12% y 35% del riesgo de ictus, respectivamente.

En el caso de las mujeres que tuvieron tres o más abortos, el aumento del riesgo de ictus isquémico y hemorrágico no mortal fue del 37% y el 41%, respectivamente. Del mismo modo, en el caso de los accidentes cerebrovasculares isquémicos y hemorrágicos mortales, tres o más abortos se asociaron a un aumento del riesgo del 83% y el 84%, respectivamente.

Los antecedentes de mortinatos se asociaron a un riesgo superior al 30% de sufrir un ictus no mortal, y las mujeres que habían tenido varios mortinatos (dos o más) tenían casi un 80% más de probabilidades de sufrir un ictus isquémico no mortal. El estudio también descubrió que los mortinatos recurrentes se asociaban a un riesgo de ictus mortal superior al 40%.

Los investigadores afirman que la relación entre la infertilidad y el aumento del riesgo de ictus puede deberse a afecciones como el síndrome de ovario poliquístico (SOP) y la insuficiencia ovárica prematura (IOP), mientras que la disfunción endotelial (estrechamiento de los vasos sanguíneos del corazón) puede explicar el mayor riesgo de ictus de las mujeres con antecedentes de mortinatos o abortos recurrentes.

Pero también sugieren que los estilos de vida poco saludables (como el tabaquismo o la obesidad) también se asocian a la pérdida del embarazo, así como a la infertilidad, lo que también podría contribuir a un riesgo elevado de ictus.

Se trata de un estudio observacional y, como tal, no puede establecer una causa, no obstante, se trata de un estudio amplio y bien diseñado, y los resultados se mantuvieron en gran medida tras los análisis posteriores, lo que sugiere que los resultados son sólidos.

Según los investigadores, "tener antecedentes de pérdidas recurrentes de embarazo puede considerarse un factor de riesgo específico de las mujeres para el ictus". Y sugieren que el control temprano de las mujeres con antecedentes de pérdida de embarazo o infertilidad, al tiempo que se promueven hábitos saludables, puede ayudar a reducir su riesgo de sufrir un ictus más adelante.

Contador