Publicado 12/05/2020 10:57:37 +02:00CET

Desarrollan un dispositivo para detectar el riesgo de parto prematuro inminente

El ejercicio durante el embarazo es imprescindible, por lo que seguirlo en casa durante el confinamiento es muy importante.
El ejercicio durante el embarazo es imprescindible, por lo que seguirlo en casa durante el confinamiento es muy importante. - ISTOCK

BILBAO, 12 May. (EUROPA PRESS) -

El centro tecnológico Tekniker participa en el desarrollo y mejora de un dispositivo para lograr un diagnóstico más eficaz del riesgo de parto prematuro inminente. La sonda evitará hospitalizaciones innecesarias de embarazadas que muestran una falsa amenaza de parto prematuro, y reduciría el tratamiento de embarazas sanas con fármacos como corticoides o antibióticos. La entrega de los nuevos dispositivos está prevista para este verano.

Tal y como ha informado en un comunicado, Tekniker participa, en colaboración con la empresa Innitius, en el desarrollo tecnológico, por un lado, de una sonda intravaginal, y, por otro, de la unidad lectora del dispositivo, conocido como "Fine Birth".

Una vez desarrollado, el aparato permitirá diagnosticar el riesgo de nacimiento prematuro inminente en mujeres embarazadas que acuden a urgencias con los síntomas de parto antes de la fecha programada y en los próximos siete días tras el test.

Según han indicado desde el centro tecnológico, los partos prematuros constituyen la primera causa de mortalidad entre niños y niñas de menos de cinco años en todo el mundo.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, en 2017 fallecieron 2,5 millones de menores por esta razón, es decir, un 40% más que en 1990. Por esta razón, la propia OMS y la ONU han declarado este problema como una prioridad y se han marcado como objetivo del milenio para 2030 conseguir una tasa de mortalidad neonatal del 1,2%, y del 2,5% para los menores de 5 años.

El dispositivo 'Fine Birth' utiliza ondas de torsión para observar los cambios que se producen en la rigidez del tejido uterino y así poder realizar un diagnóstico más eficaz de cara a medir el riesgo de parto prematuro inminente. En la actualidad, las tecnologías empleadas para marcar estas 'falsas amenazas de parto pretérmino' son el test in vitro de Fibronectina y la PAMG-1, pero su tasa de falsos positivos supera el 70%.

Ante esta constatación, se hace necesario un dispositivo "más preciso en sus predicciones que reduzca la tasa de hospitalizaciones, ya que generan un enorme impacto para los sistemas sanitarios (con un coste asociado por hospitalización innecesaria) y la afección que supone para las familias", tal y como han señalado desde el centro tecnológico vasco.

La empresa Innitius diseñó el prototipo en colaboración con la Universidad de Granada y el Sistema Andaluz de Salud. La tecnología, basada en ondas de torsión, permite analizar los cambios en el tejido uterino y, "junto con un algoritmo que combina múltiples variables y herramientas de inteligencia artificial, ayuda a determinar el riesgo que tiene una mujer embarazada de sufrir un parto prematuro en los próximos siete días tras el test".

MEJORAS PARA SU COMERCIALIZACIÓN

Asimismo, se está trabajando en futuras aplicaciones como el diagnóstico de incompetencia cervical, la evaluación del proceso de inducción al parto o la optimización del proceso de fecundación in vitro. Tras sus investigaciones, Innitius concluyó que su dispositivo debía mejorarse y optimizarse para realizar nuevos estudios clínicos, de cara a su posterior comercialización, así como "la necesidad de adoptar modificaciones de carácter tecnológico que mejoren y optimicen su rendimiento", tarea que ha encargado a Tekniker.

El centro tecnológico vasco lleva a cabo su labor en calidad de partner tecnológico, de manera que abordará los cambios necesarios para conseguir un modelo "fiable, robusto y eficiente" utilizando "la alta especialización" de Tekniker en tecnologías para el diseño y desarrollo mecánico, el diseño y desarrollo eléctrico-electrónico, el diseño de prototipos, su fabricación y puesta en marcha, que hacen posible solventar los problemas asociados a esta sonda y permiten pasar del prototipo actual a un producto sanitario dispuesto para su comercialización.

En lo relativo a la sonda, el centro tecnológico optimizará algunos de los elementos ya existentes e implementará un nuevo motor del emisor más fiable y capaz de proporcionar las señales apropiadas. Asimismo, trabajará en la mejora del uso y fijación de membranas estériles, incorporación de nuevos materiales y diseñará un método mejorado del centrado del emisor, entre otras tareas.

En cuanto a la unidad lectora, Tekniker se responsabilizará de "integrar un sistema de alimentación eléctrica con baterías y de llevar a cabo la miniaturización electrónica necesaria para diseñar un dispositivo portátil autónomo".

El desarrollo tecnológico del centro está orientado al diseño de nuevas piezas fácilmente escalables a nivel industrial, que faciliten el ensamblaje de la sonda y que se adapten a los nuevos requerimientos de motor o fijaciones, sin alterar su comportamiento y funcionamiento. Una vez concluido el diseño y fabricación, Tekniker montará los nuevos prototipos de sonda y de unidad lectora en sus instalaciones. La entrega de los nuevos dispositivos está prevista para este verano.

Contador