La depresión no tratada durante el embarazo se asocia a problemas de salud con el bebé

Publicado 15/03/2019 10:35:34CET
Embarazada, cansada, desacansando, relajación
PIXABAY - Archivo

   MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Una depresión mayor no tratada durante el embarazo se asocia a problemas de salud para el bebé, como un aumento del riesgo de parto prematuro, bajo peso al nacer y dificultad para establecer un vínculo adecuado entre madre e hijo, ha avisado la miembro de la Unidad de Salud Mental del Hospital Vithas Nisa Valencia al Mar, la doctora Alejandra González.

   Un estudio de la Universidad King's College de Londres, publicado en 'Psychoneuroendocrinology', así lo muestra. Se realizaron pruebas de sangre y saliva a 106 mujeres. Las muestras de sangre de las mujeres con depresión mostraron un aumento en los marcadores inflamatorios, y las de saliva apuntaron a un aumento en los niveles de cortisol, la principal hormona del estrés, tanto por la noche como al despertarse. Estas mujeres, además, también dieron a luz en un promedio de ocho días antes que el grupo que no padecía depresión.

   En este contexto, a juicio de la experta, la depresión mayor "no sólo se puede sino que se debe" tratar. Hay un grupo de antidepresivos que no son teratogénicos, es decir, que produzcn malformaciones en el bebé, según estudios.

   No obstante, "se debe ir con cautela y evaluar detenidamente los riesgos y beneficios de tomar medicamentos durante el embarazo. El hecho de que una mujer embarazada deje de tomarlos por su cuenta sin un acompañamiento medico o psicológico que la ayude a afrontar su depresión, puede producir una recaída en la enfermedad y dificultar su maternidad en los inicios", ha explicado la doctora González.

ANTES DEL EMBARAZO

   "Si la depresión y el tratamiento farmacológico comenzaron antes del embarazo dependiendo de la medicación que esté tomando y la situación clínica de la paciente, se pueden valorar los riesgos y los beneficios de continuar con el tratamiento, o de suspenderlo, por lo menos en el primer trimestre que es cuando quizás hay mayor riesgo de posibles problemas con el bebé", ha especificado la experta.

   Por último, según la experta, a partir del segundo trimestre, la seguridad con los fármacos aumenta y es "mucho más fácil" tomar la decisión de pautar un tratamiento y tomar la medicación.