Cuando el embarazo genera ansiedad hay más riesgo de depresión postparto

Publicado 08/07/2016 13:53:30CET
Planificar el embarazo
PIXABAY

   MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de Psicología Clínica de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) han liderado un estudio que sugiere que el aumento de la ansiedad durante el embarazo puede asociarse a un mayor riesgo depresión tras el parto.

   El embarazo es un periodo de grandes modificaciones metabólicas, hormonales e inmunológicas desde el inicio de la gestación. Y desde el punto de vista psicológico supone un importante cambio en la vida de la mujer.

   En un análisis con 285 mujeres gestantes midieron diversas variables psicológicas relativas a la personalidad, las preocupaciones del embarazo, las creencias sobre el parto o la posibilidad de depresión postparto, entre otras. Además, el estudio conllevó un seguimiento desde el primer trimestre del embarazo hasta cuatro meses después del parto.

   Para valorar las diversas variables psicológicas, se emplearon cuestionarios estructurados en tres fases: durante el primer y tercer trimestre, durante el postparto inmediato y durante el puerperio. Y el enfoque de este proyecto se han realizado desde un punto de vista interdisciplinar.

MÁS NEUROTICISMO O INESTABILIDAD EMOCIONAL

   Los principales resultados que han obteniendo los investigadores demuestran que uno de los factores más relevantes es la presencia de neuroticismo o inestabilidad emocional, ya que las mujeres que tienen puntuaciones elevadas en este factor de personalidad muestran una preocupación excesiva, primero por el feto y luego respecto a la atención médica.

   "Las matronas juegan un papel clave en este sentido y el trabajo realizado con ellas durante el estudio ha sido determinante", ha destacado Cecilia Peñacoba, investigadora de la URJC que ha dirigido la investigación.

   Los autores han observado que la presencia de una mayor inestabilidad emocional durante la gestación está asociada a un aumento de la ansiedad porque las expectativas del parto, que durante el transcurso del embarazo permanecen más o menos estables, tienden a ser ligeramente negativas en el final de la gestación. Estos datos pueden ser interpretados como posibles predictores de depresión postparto.

   En este sentido, los investigadores concluyen que la atención integral a las mujeres embarazadas debe contemplar la evaluación e intervención en todos estos aspectos psicológicos, especialmente en los factores cognitivos y las estrategias de regulación emocional de las gestantes, con el objetivo de minimizar el riesgo de desarrollo posterior de los trastornos emocionales durante las fases puerperales.

Para leer más