Publicado 11/07/2021 08:29CET

Los contaminantes atmosféricos aumentan el riesgo de menstruación dolorosa

Archivo - Dolor, regla, endometriosis.
Archivo - Dolor, regla, endometriosis. - ISTOCK - Archivo

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Hospital de la Universidad Médica de China en Taiwán han demostrado que la exposición a largo plazo a contaminantes atmosféricos como los óxidos de nitrógeno y de carbono y las partículas finas aumenta en gran medida el riesgo de desarrollar dismenorrea.

La dismenorrea, es decir, los frecuentes calambres intensos y dolorosos durante la menstruación debidos a contracciones anormales del útero, es el más común de los trastornos ginecológicos. Afecta a entre el 16 y el 91 por ciento de las niñas y mujeres en edad reproductiva, de las cuales entre el 2 y el 29 por ciento tienen síntomas lo suficientemente graves como para restringir su actividad diaria. Ahora, por primera vez,

A partir de datos a largo plazo sobre la calidad del aire y la salud pública procedentes de bases de datos nacionales, muestran que el riesgo de desarrollar dismenorrea durante un periodo de 13 años (2000-2013) fue hasta 33 veces mayor entre las mujeres y niñas taiwanesas que vivían en zonas con los niveles más altos de contaminantes atmosféricos en comparación con sus compañeros expuestos a niveles más bajos de contaminantes.

La dismenorrea puede deberse a desequilibrios hormonales o a afecciones ginecológicas subyacentes como endometriosis, enfermedad inflamatoria pélvica, embarazo ectópico o tumores en la cavidad pélvica. Los síntomas suelen ser de por vida: incluyen calambres y dolor en la parte baja del abdomen, dolor en la parte baja de la espalda y las piernas, náuseas y vómitos, diarrea, desmayos, debilidad, fatiga y dolores de cabeza.

Además de reducir la calidad de vida, la dismenorrea también tiene un gran impacto socioeconómico, ya que las mujeres con dismenorrea pueden ser temporalmente incapaces de trabajar, asistir a la escuela o participar en actividades de ocio. La dismenorrea no tiene cura conocida, pero sus síntomas pueden controlarse con medicamentos antiinflamatorios y anticonceptivos hormonales.

"Otras investigaciones ya han demostrado que las mujeres que fuman o beben alcohol durante la menstruación, o que tienen sobrepeso, o que tienen su primera menstruación muy joven, corren un mayor riesgo de padecer dismenorrea. También se sabe que las mujeres que nunca han estado embarazadas corren un mayor riesgo. Pero aquí demostramos por primera vez otro importante factor de riesgo para desarrollar dismenorrea: la calidad del aire, en particular la exposición a largo plazo a la contaminación. Aún no conocemos el mecanismo subyacente, pero el estrés emocional de las mujeres expuestas a los contaminantes atmosféricos, o los niveles medios más altos de prostaglandinas de tipo hormonal en su organismo, podrían ser parte de la respuesta", explica el profesor Chung Y. Hsu, uno de los autores del trabajo, que se ha publicado en la revista 'Frontiers in Public Health'.

Los investigadores estudiaron medidas de salud de un total de 296.078 mujeres y niñas (aproximadamente el 1,3% de la población total) de entre 16 y 55 años. Estos datos procedían de la Base de Datos Longitudinal del Seguro Médico de Taiwán a partir de 2000, una submuestra representativa de la base de datos del seguro médico de todo el país.

La muestra del estudio incluía exclusivamente a mujeres y niñas sin ningún historial registrado de dismenorrea antes del año 2000. Los autores buscaron una asociación a largo plazo entre el riesgo de dismenorrea y la calidad del aire, en particular la exposición media a lo largo de los años a los contaminantes atmosféricos - óxido de nitrógeno (NOx), óxido nítrico (NO), dióxido de nitrógeno (NO2), monóxido de carbono (CO) y partículas de diámetro inferior a 2,5 um ('PM2,5').

LOS CONTAMINANTES ATMOSFÉRICOS, IMPORTANTE FACTOR DE RIESGO

Descubrieron que entre 2000 y 2013, el 4,2 por ciento de las mujeres y niñas de la muestra estudiada fueron diagnosticadas de dismenorrea por primera vez. Como se esperaba de estudios anteriores, las mujeres más jóvenes, las de menores ingresos y las que vivían en zonas más urbanizadas tendían a tener un mayor riesgo de desarrollar dismenorrea durante el periodo de estudio.

Pero lo más importante es que el riesgo específico por edad y año de desarrollar dismenorrea aumentó entre 16,7 y 33,1 veces para las mujeres y niñas del 25 por ciento de las zonas con mayor exposición anual a los contaminantes atmosféricos, en comparación con las del 25% de las zonas con menor exposición. Los niveles de NOx, NO, NO2, CO y PM2,5 contribuyeron por separado al aumento del riesgo, pero el mayor efecto individual fue el de la exposición a largo plazo a niveles elevados de PM2,5.

"Nuestro estudio de resultados demuestra el gran impacto de la calidad del aire en la salud humana en general, aquí específicamente en el riesgo de dismenorrea en mujeres y niñas. Esto ilustra claramente la necesidad de que los organismos gubernamentales y los ciudadanos actúen para reducir la contaminación atmosférica, con el fin de mejorar la salud humana", concluye el profesor Hsu.