Publicado 05/10/2020 10:04CET

La cirugía para la enfermedad mamaria benigna no afecta la capacidad de amamantar en el futuro

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres jóvenes con afecciones benignas de mama pueden someterse a una cirugía sin poner en peligro su capacidad para amamantar más adelante, según un póster clínico presentado en el Congreso clínico virtual 2020 del Colegio Americano de Cirujanos.

Uno de los primeros estudios que ha evaluado específicamente los efectos de la cirugía en los resultados de la lactancia materna y la capacidad de lactancia revela que más del 80 por ciento de las mujeres jóvenes amamantaron con éxito o amamantaron con biberón, incluidas aquellas con antecedentes de una operación de mama previa.

Las afecciones benignas de mama en las mujeres son comunes y muchas de ellas se tratan comúnmente con cirugía. Otros procedimientos comunes son la mamoplastia de reducción para tratar la macromastia (agrandamiento del tejido mamario) o el aumento por asimetría mamaria o afecciones del desarrollo mamario.

Sin embargo, existe preocupación entre los cirujanos mamarios sobre la posibilidad de que un procedimiento quirúrgico que invada el tejido mamario altere el delicado complejo subareolar y dañe los conductos lácteos o los nervios e interfiera con la capacidad futura de la mujer para amamantar. Dichos procedimientos incluyen un procedimiento mínimamente invasivo, como una biopsia de diagnóstico o una cirugía mayor, como una mamoplastia de reducción.

"A los pediatras y obstetras-ginecólogos que derivan a pacientes adolescentes para el tratamiento de afecciones mamarias, así como a los padres, les preocupa que la cirugía pueda afectar el desarrollo de las mamas y la eventual lactancia", relata Laura C. Nuzzi, directora de investigación clínica del Boston Children's Hospital, en Estados Unidos.

La investigación sobre la relación entre la cirugía de mama y la lactancia materna posterior es limitada. "Se han realizado algunos estudios de cohortes pequeños que examinan la lactancia materna después de la cirugía por una enfermedad mamaria benigna más adelante en la vida, pero no hacen estas preguntas en adolescentes y mujeres jóvenes antes de tener hijos", explica Shannon M. Malloy, investigadora clínica asociada en la Clínica de mama para adolescentes del Boston Children's Hospital.

Investigadores del Boston Children's Hospital estudiaron la capacidad de amamantar en madres elegibles entre las edades de 18 y 45 años. El estudio comparó la capacidad de amamantar entre mujeres que habían sido previamente diagnosticadas y tratadas por una afección mamaria con aquellas que no.

Del total de 85 mujeres del estudio, 15 tenían antecedentes de enfermedad mamaria, incluidos quistes mamarios, fibroadenoma (tumores benignos) y macromastia (mamas agrandadas). Dieciséis mujeres se sometieron a cirugía de senos, incluido el aumento de senos, la mamoplastia de reducción y la biopsia. Independientemente de si se habían sometido a una cirugía de mama anterior o no, el 80 por ciento de las mujeres en el estudio pudieron amamantar u obtener leche materna para la alimentación con biberón.

Los investigadores continúan estudiando la relación entre la cirugía mamaria benigna previa y la lactancia futura y el desempeño de la lactancia materna y esperan tener más datos en los próximos meses.

"Esperamos ampliar las conclusiones de este estudio que sugieren que los cirujanos reconstructivos plásticos, los médicos de atención primaria y cualquier proveedor que entre en contacto con mujeres que tienen una afección benigna de las mamas pueden asegurarles que una operación para una afección benigna de las mamas es segura y debería no les impide disfrutar de los beneficios de la cirugía por temor a perjudicar la satisfacción futura de la lactancia materna y la lactancia", añade Malloy.

Las mujeres jóvenes del estudio completaron una encuesta que fue desarrollada por el equipo de estudio del Boston Children's Hospital llamada Cuestionario de lactancia maternoinfantil (MILQ), que recopila información sobre la salud y el bienestar general de las madres y sus bebés, así como sobre el estado físico, componentes socioeconómicos y emocionales de la experiencia de la lactancia materna.

Algunas medidas incluyen el historial de lactancia materna, la calidad y cantidad de la leche, los desafíos y las barreras para la lactancia y el inicio, la duración y la satisfacción de la lactancia.

Contador

Para leer más