Aumentan en el mundo los casos de un tipo de linfoma en portadoras de prótesis de mama

Implante Mamario, Silicona, Pecho, Estética
FDA/EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 17/09/2018 17:14:42CET

MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

El linfoma anaplásico de células grandes, triple negativo que, "de momento", no se asocia ninguna mutación genética sí se encuentra relacionado con la implantación de prótesis de mama, según el doctor Miguel Ángel Piris, del Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid.

Este linfoma asociado a prótesis de mama que "está reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y tiene su propio código", aparece en un tiempo medio de 9 años desde la colocación del implante, según Piris, y desde hace unos años, los científicos están constatando el aumento de casos de un tipo de linfoma en portadoras de prótesis.

"En la mayoría de las afectadas se localiza en la cápsula y basta con retirar la prótesis, pero cuando el tumor está avanzado puede requerir un tratamiento adicional", ha explicado el doctor. Respecto al pronóstico es "bueno en casi todas las afectadas", pero existen otros factores, como son el tamaño de la masa en el diagnóstico o la presencia de adenopatías regionales que "pueden empeorar las expectativas".

Los especialistas saben de esta complicación desde hace años aunque a medida que aumenta la investigación se van conociendo más casos, "y la previsión es que en el futuro se detecten más afectadas", ha explicado Piris, durante su intervención en el I Simposio Internacional sobre Avances en el diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama.

400 CASOS EN 2018

Así, el primer caso de identificó en 1997 y en 2018, "una revisión de la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) -que recoge este problema en unas guías clínicas- ha detectado en EEUU más de 400 casos", ha expuesto Piris.

A pesar de que los diferentes estudios arrojan una incidencia dispar (un caso por 10.000 portadoras o menos), en lo que sí coinciden los expertos es que, según el patólogo, "las prótesis de superficie rugosa se asocian más a la aparición de este tipo de linfomas".

De esta forma, una revisión de los casos aparecidos recientemente publicada habla de 1 caso entre cada 30.000 prótesis colocadas, pero la incidencia es muy variable. En 2017 la FDA había recogido 359 casos de linfoma con una mortalidad del 2,5 por ciento.

Se desconoce la fisiopatología de la enfermedad aunque "se habla del biofilm que recubre la prótesis y de la reacción inflamatoria que aparece", ha sugerido el doctor Serra, que aconseja a los médicos "analizar los seromas tardíos, los que aparecen después del año de poner las prótesis" ya que pueden revelar la existencia de un linfoma anaplásico de células grandes.

Como alternativa a las prótesis, Serra ha propuesto 'lipolifting', una opción que "abre un gran campo" y en la que aún hay que profundizar más pero que "está claro que no induce progresión tumoral", ha resaltado.

Piris y Serra han coincidido en que este tipo de linfoma es una complicación a la que hay que estar atentos pero han enfatizado que hay que huir de alarma social porque "el riesgo de linfoma es bajo y el riesgo vital de las mujeres que lo desarrollan también es pequeño". Y han recomendado a los médicos "no dar nunca de alta a las pacientes y someterlas siempre a controles periódicos".