Publicado 27/01/2020 13:05:18CET

El apoyo social juega un papel fundamental en mujeres con cáncer colorrectal

Peaceful sleep
Peaceful sleep - GETTY IMAGES / SQUAREDPIXELS - Archivo

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio llevado a cabo por Kaiser Permanente, en California (Estados Unidos), apunta que las mujeres pos-menopáusicas con cáncer colorrectal tienen una mayor probabilidad de morir de su enfermedad, o de cualquier otra causa, si su apoyo social y emocional es bajo antes del diagnóstico.

El estudio, que lleva por nombre 'Women's Health Initiative' ha sido publicado en la revista 'Cancer' y se ha centrado en un análisis de salud a largo plazo a 1.429 mujeres, incluyendo pacientes del Kaiser Permanente y otras instituciones relacionadas con la salud.

Así, los investigadores encontraron que las mujeres que afirmaron haber tenido poco apoyo social tenían un 52 por ciento de probabilidad más alta de morir que aquellas que afirmaban contar con un apoyo superior, y un 42 por ciento de mortalidad más alta por cáncer colorrectal, específicamente.

"Los resultados confirman algunos hallazgos previos, que ya sugerían la importancia del apoyo para pacientes con enfermedades graves", ha señalado la líder del estudio, Candyce Kroenke.

Además, según ha afirmado, este estudio "sostiene que las mujeres que tienen amigos que las apoyan, y familia alrededor de ellas cuando las diagnostican, mejoran". De igual forma, los investigadores han profundizado en los detalles de las conexiones personales de las mujeres, sus vínculos con la comunidad y su estado de vida para comprender mejor la asociación.

Así, encontraron tasas más altas de mortalidad cuando las mujeres tenían falta de apoyo emocional, entendiendo por este "cuidados y preocupación"; apoyo relacionado con la información, esto es, ayuda asistencial a través de la información; apoyo tangible, o sea, ayuda en las tareas, quehaceres y otras necesidades; e interacción positiva, como, por ejemplo, tener a alguien con quien divertirse y que haga "desconectar" a la paciente de su enfermedad.

Por otro lado, en un análisis aparte sobre el impacto de la integración social, los investigadores encontraron que tener una pareja o relacionarse con su comunidad, o en una organización religiosa, se asociaba con un menor riesgo de muerte por cáncer rectal, pero no por cáncer de colon.

MAYOR MORTALIDAD SI LA PACIENTE VIVE SOLA

De igual forma, el análisis mostraba que si la paciente con cáncer rectal vivía sola, se asociaba a una mortalidad más alta. Kroenke ha afirmado al respecto que, pese a los hallazgos, es necesario profundizar en los mismos.

Para los pacientes, el mensaje de este estudio se resume en la importancia apoyarse en otros cuando se enfrentan a un diagnóstico "duro", según el líder de la investigación. En definitiva, los pacientes "deberían pedir ayuda y apoyo en lugar de estar solos", ha añadido.

Para los profesionales de la medicina, estas conclusiones recuerdan que el apoyo social es "determinante" en el desarrollo de la enfermedad. "Los médicos pueden identificar los pacientes que están en riesgo de apoyo social bajo y proporcionarles fuentes de apoyo adicionales", ha opinado la experta. Estas fuentes podrían incluir un terapeuta para ayudar en el aspecto emocional del tratamiento del cáncer o los servicios sociales para proporcionar ayuda logística, como los desplazamientos al médico.

Así, los pacientes de Kaiser Permanente diagnosticados con cáncer se someten a una evaluación de 22 puntos de su apoyo familiar, emocional y espiritual. Después del tratamiento, los pacientes con cáncer reciben atención de supervivencia personalizada, que incluye apoyo social y emocional.

Para leer más