La apnea del sueño supone un factor de riesgo en el desarrollo de cáncer en mujeres

Publicado 16/08/2019 13:46:52CET
Dormir, durmiendo, falta de sueño
Dormir, durmiendo, falta de sueñoPIXABAY / XIANGYING_XU - Archivo

MADRID, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de investigadores de la Universidad de Gothenburg (Suecia) ha concluido que las mujeres con edad avanzada que sufren apnea grave del sueño tienen un mayor riesgo de padecer cáncer, esto puede ocurrir por un efecto combinado de las hormonas sexuales femeninas y la activación del estrés, que podrían provocar un debilitamiento del sistema inmunitario del organismo.

Para el desarrollo del estudio, publicado en 'European Respiratory Journal', el equipo ha utilizado una muestra de 20.000 pacientes adultos con apnea obstructiva del sueño (AOS), de los cuales un 2 por ciento tenía diagnóstico de cáncer.

En este sentido, los investigadores han explicado que la edad avanzada se ha asociado con un mayor riesgo de cáncer, pero el ajuste de los datos sobre la edad, el sexo, el índice masa corporal (IMC), el tabaquismo y el consumo de alcohol ha mostrado una relación entre la apnea grave del sueño y una mayor prevalencia de cáncer, la cual era mayor en mujeres que en hombres.

Así, los hallazgos han puesto de relieve que las mujeres que padecen este trastorno del sueño tienen entre 2 y 3 veces más riesgo de desarrollar algún tipo de cáncer, ha explicado Ludger Grote, jefe de medicina en el Departamento de Medicina del Sueño del Hospital Universitario de Sahlgrenska (Suecia) y autor del estudio, quien ha destacado que "todavía es imposible explicar con certeza las causas que llevan a la asociación entre la apnea del sueño y el cáncer".

De este modo, la investigación señala que la apnea del sueño podría estar relacionada con un mayor riesgo de cáncer, especialmente en las mujeres. Sin embargo, el experto ha concluido que es menos probable que el cáncer conduzca al desarrollo de la apnea del sueño.

Por último, ha apuntado al cáncer mama o de útero como nuevas dianas de investigación, ya que esta prevalencia puede deberse a un efecto combinado de las hormonas sexuales femeninas y la activación del estrés, como consecuencia de la apnea del sueño, "lo que puede dar lugar al desarrollo de cáncer o al debilitamiento del sistema inmunitario del cuerpo".

Para leer más