Publicado 13/10/2020 17:28CET

Ansiedad y depresión durante el embarazo se asocia con un mayor riesgo de enfermedad respiratoria en los niños

Niño con asma
Niño con asma - SEICAP - Archivo

MADRID, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

La depresión y la ansiedad en mujeres embarazadas están relacionadas con un mayor riesgo de asma y una función pulmonar más deficiente en sus hijos de 10 años, según una investigación llevada acabo por investigadores holandeses y publicada en línea en la revista 'Thorax'.

"Los hallazgos sugieren que el riesgo de enfermedad respiratoria posterior probablemente esté programado en el útero, en lugar de estar necesariamente influenciado por factores genéticos, sociales o ambientales aún no medidos", señalan los investigadores.

La angustia psicológica, que incluye ansiedad y depresión, durante el embarazo se asocia con un mayor riesgo de enfermedad respiratoria en los niños en edad preescolar, pero no se sabe si esta asociación persiste en la infancia posterior. Para averiguarlo, los investigadores se basaron en participantes del Estudio Generación R, un estudio de cohorte prospectivo basado en la población, que ha estado rastreando la vida desde el embarazo temprano en adelante en Rotterdam, Países Bajos.

Se evaluó el grado de angustia psicológica general, depresión y ansiedad experimentada por cada padre en el segundo trimestre del embarazo y 3 años después del nacimiento, utilizando un cuestionario validado de 53 ítems. La depresión y la ansiedad se evaluaron solo en las madres, a los 2 y 6 meses después del parto.

En total, 362 (casi el 9%) de las madres y 167 (poco menos del 4%) de los padres estaban clínicamente deprimidos o ansiosos durante el embarazo. Se midió la función pulmonar de 3757 de las crías cuando tenían 10 años y se obtuvo información sobre el asma en 3640 de ellas. Casi el 6% (213) tenía asma.

La angustia psicológica general de las madres y los síntomas de ansiedad y depresión durante el embarazo se asociaron con un aumento del 45-92% en el riesgo de asma en sus hijos, después de ajustar por factores potencialmente influyentes, como la edad, el origen étnico, el tabaquismo durante el embarazo y tener mascota. Asimismo, tener en cuenta la angustia psicológica de los padres durante el embarazo no cambió esta asociación.

Y solo la angustia psicológica general de las madres durante el embarazo se asoció con una de las tres medidas de la potencia pulmonar, la FVC, que fue menor en sus hijos. Los hijos de madres con síntomas depresivos también tenían un FEV1 (espirometria) más bajo, otra medida de la función pulmonar.

Un análisis más detallado de los patrones de angustia psicológica mostró que la mayoría de los síntomas depresivos o de ansiedad durante y después del embarazo se asociaron con un mayor riesgo de asma en los niños. Pero separar los factores potencialmente influyentes en tres grupos diferentes, incluidos el estilo de vida y los factores relacionados con la salud, los socioeconómicos y el nacimiento y la primera infancia, no hizo ninguna diferencia en las asociaciones encontradas.

Este es un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causa. Sin embargo, hay explicaciones biológicas plausibles para los hallazgos, sugieren los investigadores. Estos incluyen el exceso de producción de varias hormonas provocadas por la angustia psicológica: los glucocorticoides, por ejemplo, son clave para el desarrollo pulmonar fetal.

"Nuestros resultados pueden indicar un efecto intrauterino de la angustia psicológica materna durante el embarazo sobre el desarrollo pulmonar fetal y la morbilidad respiratoria, en lugar de un efecto de factores genéticos, sociales, conductuales o ambientales no medidos", advierten.

Contador

Para leer más