Publicado 01/03/2021 11:46CET

Alrededor del 60% de los cánceres de ovario se diagnostican en estadios avanzados

Archivo - Cáncer de ovario
Archivo - Cáncer de ovario - FLICKR/ED UTHMAN - Archivo

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

Alrededor del 60 por ciento de los cánceres de ovario se diagnostican en estadios avanzados, siendo el noveno tumor en incidencia en mujeres y el cuarto en relación a la mortalidad, según se ha puesto de manifiesto durante las Jornadas del Comité Científico de la de la Sociedad Española de Medicina de Laboratorio (SEQC ML).

En concreto, en los casos que se diagnostican en estadios III o IV, la supervivencia a 5 años varía entre un 11 y un 37 por ciento, mientras que aquellos que son diagnosticados en estadio I o II, ésta se incrementa hasta un 93 por ciento.

"Es decir, estamos ante un tumor en el que es fundamental diagnosticar pronto, tanto en términos de supervivencia, como en la morbilidad para la paciente y los costes para el sistema sanitario. En este sentido, el laboratorio tiene mucho que aportar", ha dicho el miembro de la Comisión de Marcadores Biológicos del Cáncer de la SEQC ML, Antonio Barco.

Por ello, durante el encuentro se ha abordado el papel del laboratorio en el cáncer de ovario: prevención, diagnóstico, pronóstico, tratamiento y seguimiento. "Hoy en día, el laboratorio ha dado un paso adelante muy importante y no solo desarrollamos algoritmos que contextualizan el uso clínico de los marcadores tumorales, sino que los combinamos incluso con las técnicas de imagen y datos clínicos de las pacientes hasta el punto de mejorar significativamente la sensibilidad, especificidad y valores predictivos, pudiendo realizar diagnósticos más tempranos, permitiendo además optimizar el uso de los recursos del sistema sanitario, en pruebas diagnósticas secundarias o derivación de las pacientes a quirófano de alta o baja resolución según proceda", ha dicho Barco.

En este sentido, el experto ha informado de que actualmente el laboratorio está elaborando informes interpretativos cada vez más exactos, participando activamente en los comités clínicos de los hospitales, si bien también debe participar en la elaboración de los protocolos asistenciales de los diferentes tumores.

La Comisión de Marcadores Biológicos del Cáncer de la SEQC ML actualmente está siguiendo varias líneas de investigación, iniciadas por el doctor Rafael Molina en el campo del diagnóstico. En concreto, se ha finalizado un estudio multicéntrico en 10 hospitales españoles para la validación de un algoritmo diagnóstico de cáncer de pulmón que será publicado próximamente y se está trabajando de la misma manera para la validación de un modelo para el diagnóstico del cáncer de ovario, con el que se están obteniendo unos resultados muy buenos, llegando en muchos casos a detectar los tumores en estadio I, incluso tumores borderline.

"Además, somos capaces de evitar muchos falsos positivos que se producen al usar otros algoritmos que utilizan las técnicas de imagen, con lo que podemos evitar laparotomías innecesarias, disminuyendo la morbilidad para las pacientes y mejorando la eficiencia de los recursos sanitarios", ha apostillado Barco.

Asimismo, varios miembros de la Comisión de Marcadores Biológicos del Cáncer de la SEQC ML, han desarrollado una herramienta para poner a disposición de los diferentes laboratorios estos algoritmos, de forma que se facilite la homogeneización de los resultados, la validación de los modelos en estudios multicéntricos y su mejora continua.

MANEJO ADECUADO DE LOS MARCADORES TUMORALES

El manejo adecuado de los niveles de los diferentes marcadores tumorales, teniendo en cuenta los coeficientes de variación, permite detectar las recidivas tumorales de 1-15 meses antes que las pruebas de imagen (con una mediana de 3-4 meses).

Además, la valoración de los niveles de estos marcadores en diferentes momentos del tratamiento facilita detectar a las pacientes con una peor respuesta terapéutica, lo que posibilita realizar modificaciones terapéuticas más tempranas, ahorrando tiempo, recursos y disminuyendo la morbilidad.

En todo este proceso, el profesional del laboratorio clínico juega un papel fundamental. "El laboratorio se encuentra en un momento en el que está en disposición de dar un paso adelante para aumentar el valor añadido que puede aportar en el manejo de la patología oncológica", ha apuntado Barco.

Por ello, desde la Comisión de Marcadores Biológicos del Cáncer de la SEQC ML se está colaborando con otras sociedades médicas como la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) para participar en la elaboración de las guías clínicas de diferentes tumores.