Es aconsejable programar la gestación para contar con unas condiciones médicas de partida más óptimas

Actualizado 12/01/2017 12:39:05 CET
Consulta de cáncer hereditario hospital clinico de málaga
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA

MADRID, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

Es aconsejable programar la gestación para contar con mejores condiciones médicas de partida a través de una consulta preconcepcional ya que, "si se planifica un poco el momento de la gestación, se pueden dar unos pasos previos que harán que las condiciones médicas de partida sean óptimas", ha afirmado el ginecólogo del Hospital Quirónsalud San José, Carlos Piñel.

El especialista ha explicado que "se trata de una consulta con el ginecólogo para evaluar las condiciones de salud de partida. En la mayoría de los casos nos sirve para garantizar que todo va bien y que no hay problemas, pero muchas veces encontramos algunos con fácil solución antes del embarazo que la paciente no sabía que tenía".

Piñel ha puntualizado que puede que haya alguna leve complicación de salud o algún antecedente que la futura mamá desconocía que pudiera tener incidencia en el curso de su embarazo. "Conviene tenerlo todo controlado antes de empezar", insiste.

COMPLETA REVISIÓN

El primer paso en la consulta preconcepcional es una buena entrevista médica que aborde antecedentes familiares, enfermedades actuales o antiguas, infecciones pasadas, vacunaciones previas, cirugías anteriores, alergias, hábitos poco saludables y ejercicio físico habitual. "También es fundamental investigar sobre embarazos previos, pues, en muchas ocasiones, el devenir de un embarazo es muy importante y puede dar pistas acerca de posibles complicaciones en los siguientes", ha subrayado el ginecólogo.

También es necesaria una exploración física y pruebas complementarias a través de una ecografía transvaginal que puedan detectar dificultades para la implantación del embrión, y de haberlas, corregirlas. El doctor también destaca la importancia de realizar una citología previa para garantizar la salud del cuello del útero.

También es de vital importancia valorar la talla y el peso y conseguir un índice de masa corporal (IMC) adecuado antes del embarazo que evite muchos problemas más adelante. Es de gran utilidad un hemograma para descartar anemia o problemas de las plaquetas, grupo sanguíneo, concentración de glucosa en sangre, funcionalidad del hígado y el riñón, hormonas tiroideas, serologías de enfermedades infecciosas, y orina, entre otras.

Para concluir, en el caso de que exista alguna enfermedad, ya conocida o descubierta, con influencia en el embarazo, es recomendable una valoración conjunta entre el ginecólogo y el especialista correspondiente para que entre los dos optimicen la situación de partida.

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) también recomienda esta consulta que persigue "fomentar la salud, evaluar el riesgio reproductivo y emprender acciones en función de los riesgos y enfermedades descubiertos".