Publicado 07/05/2021 15:02CET

El 25% de los tumores de ovario se diagnostican antes de los 44 años

Jornada Divulgativa "Tumores De Ovario Menos Frecuentes"
Jornada Divulgativa "Tumores De Ovario Menos Frecuentes" - ASACO

MADRID, 7 May. (EUROPA PRESS) -

El 25 por ciento de los tumores de ovario se diagnostican antes de los 44 años, existiendo la posibilidad de preservación de fertilidad en pacientes jóvenes diagnosticadas de un estadio inicial, según se ha puesto de manifiesto en la jornada divulgativa 'Tumores de ovario menos frecuentes', organizada por la Asociación de Afectados por Cáncer de Ovario y Ginecológico (ASACO), con el apoyo institucional de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), por el Día Mundial del Cáncer de Ovario.

En concreto, la oncóloga médica en el Departamento de Oncología Médica en la Clínica Universidad de Navarra, María Luisa Sánchez, ha explicado que los cánceres de células claras suponen entre un 12-13 por ciento de los cánceres de ovario, y que la mayoría de estas pacientes son diagnosticadas en estadios I y II, alcanzando entre un 70-80 por ciento, mientras que el estadio III supone un 10 por ciento y los IV un 2-4 por ciento.

"Poder diagnosticar a nuestras pacientes en estadios iniciales tiene una gran importancia pronóstica ya que la supervivencia a 5 años en estadio IA se da entre un 84-100 por ciento y IC entre un 86-89 por ciento, bastante mejor que otros subtipos de tumores de ovario. Por otro lado, en estadios avanzados el pronóstico es significativamente peor que en otros subtipos, motivo por lo que CCC es una de nuestras tareas pendientes", ha añadido.

En cuanto a los tumores mucinosos, Sánchez Lorenzo ha comentado que suponen entre un 3-5 por ciento de los cánceres de ovario. La media de edad al diagnóstico es de unos 53 años, también de manera más precoz que otros subtipos de cáncer de ovario más frecuente. Cabe destacar que un 25 por ciento son diagnosticadas antes de los 44 años, existiendo la posibilidad de preservación de fertilidad en pacientes jóvenes diagnosticadas de un estadio inicial.

Existen dos tipos principales de tumores mucinosos con implicaciones pronósticas. El subtipo expansivo se suele diagnosticar en estadio I y en general está asociado a un mejor pronóstico. El subtipo infiltrativo suele ser diagnosticado en estadios más avanzados, con mayor riesgo de afectación ganglionar y sobre todo mayor riesgo de recidiva. La supervivencia a 5 años en pacientes con estadio I es de un 92 por ciento aproximadamente mientras que en estadios avanzados el pronóstico desafortunadamente no es tan favorable.

"Mejorar el registro de tumores raros, que aunque desde GEICO ya se está iniciando un registro de tumores ginecológicos a nivel nacional, todavía se están dando los pasos iniciales, una mejor caracterización molecular e inmunológica nos permitirá un mejor diseño de los ensayos clínicos en el futuro y ver que combinaciones podrían resultar más efectivas. Tened en cuenta también que si tenemos un buen registro de tumores", ha apostillado la experta.

Por su parte, el ginecólogo oncólogo y jefe de Sección de Oncología Ginecológica, Área Salud de la Mujer del Hospital Universitario la Fe de Valencia, Santiago Domingo, ha explicado que una de cada cuatro personas afectadas por cáncer tiene un tumor raro y que el 48 por ciento de todos los tumores ginecológicos raros están divididos entre los epiteliales y los no epiteliales y la mitad de ellos son ováricos.

"No merece la pena hacer quistectomías por el riesgo a que se rompan y ese estadio inicial que juega un factor fundamental, se conviertan en un estadio avanzado. En caso de tener que quitar los dos ovarios; el útero hay que conservarlo, siempre que sea posible, porque hay circunstancias como la donación de ovocitos y esas situaciones hay que mantenerlas. Se da una situación muy particular que en algunos casos nos podemos permitir el lujo que aún siendo estadios avanzados podemos preservar la fertilidad", ha zanjado el doctor.

Para leer más