Publicado 22/11/2021 16:53CET

La vacuna COVID-19 provoca una respuesta de anticuerpos débil en personas que toman inmunosupresores

Archivo - La vacuna de Novavax contra la COVID-19 siendo administrada en ensayos clínicos
Archivo - La vacuna de Novavax contra la COVID-19 siendo administrada en ensayos clínicos - NOVAVAX - Archivo

MADRID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las personas que recibieron dos dosis de la vacuna Pfizer COVID-19 mientras tomaban inhibidores del TNF, una clase de inmunosupresores que se usa para tratar la artritis reumatoide y otras afecciones autoinmunes, generaron anticuerpos menos potentes y de menor duración contra el virus que causa el COVID-19 que las personas sanas y los de otros tipos de inmunosupresores, según un estudio realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis en EEUU.

Los científicos descubrieron que esto era especialmente evidente con respecto a la variante delta del virus. La buena noticia es que una tercera dosis de vacuna hizo que los niveles de anticuerpos volvieran a subir, pero los investigadores aún no saben cuánto tiempo permanecerán altos.

Los hallazgos, disponibles en línea en 'Med', una revista de Cell Press, sugieren que las personas que toman inhibidores del TNF enfrentan un riesgo particularmente alto de infecciones irruptivas y se beneficiarían más de una tercera dosis. Los inhibidores de TNF se utilizan para tratar enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, la psoriasis y la enfermedad inflamatoria intestinal. La clase incluye medicamentos como etanercept ('Enbrel'), infliximab ('Remicade'), adalimumab ('Humira'), certolizumab pegol ('Cimzia') y golimumab ('Simponi').

"No todos los anticuerpos son igualmente buenos para combatir los virus. Las personas que tomaron inhibidores del TNF no produjeron tantos anticuerpos inhibidores potentes, y los que sí produjeron se habían deteriorado en gran medida cinco meses después de la segunda dosis. Por lo tanto, incluso en comparación con otras personas inmunodeprimidas, las personas que toman inhibidores del TNF probablemente corren un mayor riesgo de infecciones irruptivas, especialmente a medida que disminuye la inmunidad y han pasado varios meses desde sus vacunas iniciales", ha señalado el autor principal Michael S. Diamond, profesor de medicina Herbert S. Gasser y profesor de microbiología molecular y de patología e inmunología.

Un estudio anterior codirigido por dos autores del artículo actual, Alfred Kim, profesor asistente de medicina, y Ali Ellebedy, profesor asociado de patología e inmunología, de medicina y de microbiología molecular, mostró que el 90% de las personas que toman inmunosupresores (incluidos los inhibidores de TNF) producen anticuerpos después de la vacuna COVID-19. Pero ese estudio había buscado la presencia o ausencia de anticuerpos tres semanas después de la segunda dosis de vacuna. Los investigadores no habían intentado medir la calidad de la respuesta de los anticuerpos.

Diamond y la primera autora Rita Chen, lanzaron el nuevo estudio para investigar la calidad de la respuesta de anticuerpos a la vacuna Pfizer COVID-19 en personas inmunodeprimidas. En particular, querían saber si la vacunación provoca anticuerpos eficaces contra la variante delta del SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19. Actualmente, Delta causa casi todos los casos de COVID-19 en los EEUU.

PEQUEÑO ESTUDIO CON 77 PACIENTES

El estudio incluyó a 77 personas que tomaban inmunosupresores para afecciones como la enfermedad de Crohn, el asma y la esclerosis múltiple. Cada participante estaba tomando un medicamento de cualquiera de las 13 clases de medicamentos inmunosupresores, incluidos los inhibidores del TNF, los antimetabolitos, los antipalúdicos y los inhibidores de la integrina. A modo de comparación, también se incluyeron 25 personas sanas.

Los investigadores midieron las respuestas de anticuerpos de los participantes contra la cepa original del SARS-CoV-2, así como las variantes alfa, beta y delta a los tres meses y luego cinco o seis meses después de la segunda dosis de vacuna.

Las personas que tomaban inmunosupresores tenían aproximadamente el mismo nivel de anticuerpos totales tres meses después de su segunda dosis que las personas sanas, pero sus anticuerpos eran de menor calidad. Las 12 personas del estudio sobre inhibidores de TNF tuvieron una respuesta de anticuerpos particularmente deficiente. En comparación con las personas sanas, las personas inmunodeprimidas tenían niveles más bajos de anticuerpos neutralizantes, el tipo más potente, capaz de impedir que los virus infecten las células sin la ayuda del resto del sistema inmunológico.

Los anticuerpos no neutralizantes también pueden proteger el cuerpo activando una variedad de células inmunes para ayudar a destruir los virus, una capacidad conocida colectivamente como funciones efectoras. Las personas que recibieron inhibidores de TNF también produjeron anticuerpos con funciones efectoras más débiles.

Por ejemplo, tres meses después de la segunda dosis de vacuna, solo el 8% de las personas sanas tenían niveles de anticuerpos neutralizantes contra Delta que probablemente eran demasiado bajos para ser protectores, pero el 36% de todos los participantes inmunosuprimidos y el 67% de las personas que tomaban inhibidores del TNF cayeron por debajo el umbral.

La situación solo empeoró con el tiempo, y las personas que tomaron inhibidores del TNF fueron las que peor sufrieron. Seis meses después de la segunda dosis, solo el 17% de los participantes sanos había caído por debajo del umbral de protección estimado. En comparación, cinco meses después de la segunda dosis, el 58% de las personas inmunodeprimidas y todas las que tomaban inhibidores del TNF probablemente habían perdido la protección contra la infección irruptiva.

Los investigadores están realizando un estudio para determinar cuánto tiempo dura la protección después de la tercera dosis de la vacuna. Por el momento, su recomendación a estos pacientes es que acudan a por esta dosis a sus centros de salud para obtener una mayor protección.

Contador

Para leer más