Publicado 07/03/2022 11:28

Nuevos datos preclínicos de fármaco contra esclerosis múltiple demuestran una penetración cerebral y potencia superiores

Archivo - Esclerosis múltiple
Archivo - Esclerosis múltiple - FARMAINDUSTRIA - Archivo

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los nuevos datos preclínicos demuestran que tolebrutinib, el inhibidor oral de la tirosina quinasa de Bruton (Bruton's tyrosine kinase, BTK) de Sanofi para el tratamiento de la esclerosis múltiple (EM), es el único inhibidor de la BTK con suficiente exposición al sistema nervioso central (SNC) y potencia para modular las vías de señalización de la BTK dentro del SNC, en comparación con evobrutinib y fenebrutinib.

Estos resultados se han presentado en el 7.º Foro anual del Americas Committee for Treatment and Research in Multiple Sclerosis [Comité de las Américas para el tratamiento y la investigación de la esclerosis múltiple (ACTRIMS, por sus siglas en inglés)].

La acumulación de discapacidad, o empeoramiento de la función neurológica, sigue siendo una realidad para muchas personas con EM. La inhibición de la BTK, una importante vía de señalización intracelular dentro del SNC, se está investigando como estrategia de tratamiento de la EM.

Sin embargo, para inhibir eficazmente la BTK dentro del SNC, los tratamientos en investigación deben atravesar la barrera hematoencefálica con suficiente exposición para captar las dianas y modular la señalización.

En investigaciones que han utilizado métodos preclínicos bien establecidos, se ha demostrado que tolebrutinib es más potente que evobrutinib (50x) y fenebrutinib (9,3x), lo que da lugar a una inhibición duradera de la BTK. Los análisis han incluido ensayos de quinasa y celulares in vitro y muestreo farmacocinético (FC) 'in vivo' del líquido cefalorraquídeo (LCR) en primates no humanos macaco de Java (Macaca fascicularis).

Estos datos refuerzan el hecho de que tener la BTK como diana tiene el potencial de dirigirse a la inflamación tanto en la periferia como directamente en el SNC. Se necesitan más investigaciones para determinar la posible eficacia clínica y la seguridad de este posible tratamiento para la EM.

"Basándose en este análisis preclínico que compara los inhibidores de la BTK en estadio avanzado, nuestro medicamento ha demostrado una combinación superior de la exposición y potencia en LCR que superó la IC90, una medida de la afectación significativa de la diana en el cerebro. Estos datos nos permiten ser optimistas sobre el potencial de tolebrutinib para abordar los generadores de la discapacidad en el SNC, y esperamos ver los primeros resultados de la fase III el próximo año", ha comentado el director de proyectos globales de tolebrutinib en Sanofi, Tim Turner.

Tolebrutinib es un inhibidor de la tirosina quinasa de Bruton en fase de investigación que penetra en el cerebro alcanzando las concentraciones de LCR necesarias para actuar sobre los linfocitos B y las células microgliales. Se está evaluando en ensayos clínicos en fase III para el tratamiento de formas recidivantes de EM (EMR), EM progresiva secundaria no recidivante (EMSPnr) y EM progresiva primaria (EMPP), y su seguridad y eficacia no han sido evaluadas por ninguna autoridad reguladora en todo el mundo.

Más información