Publicado 15/03/2021 08:32CET

De haberlos, estos son los efectos secundarios de las vacunas frente a la COVID-19: Por qué sí es seguro vacunarse

Archivo - Vacuna del coronavirus.
Archivo - Vacuna del coronavirus. - MARTINA BIRNBAUM/ISTOCK - Archivo

   MADRID, 15 Mar. (EDIZIONES) -

    El Gobierno tiene por objetivo alcanzar el 70% de la vacunación de la población española para finales de verano. Somos 47 millones y, hasta la fecha, se han inoculado con la fórmula contra el SARS-CoV-2 más de 3 millones de españoles.

   Poco a poco se van cerrando grupos de vacunación y por ejemplo el de las residencias y sanitarios está prácticamente completado. Ahora se están vacunando a los mayores de 80 y al personal esencial (policías, bomberos, farmacéuticos...). Esperemos por supuesto alcanzar el máximo de vacunación posible para entonces por que así habremos logrado grandes avances en la erradicación de esta pandemia.

   No obstante, el 'groso' de la población española está todavía pendiente de que le toque o le llamen y muchos siguen con dudas. ¿Será seguro? La vacunación en España no es obligatoria, aunque no hay que olvidar que estamos en una pandemia y la vacunas son unas herramientas muy eficaces a la hora de erradicar enfermedades, como por ejemplo así ha sucedido con la viruela.

   Recientemente la ONU ha hecho público que ya se han inoculado en el mundo más de 200 millones de dosis con la vacuna contra el SARS-CoV-2 y afirma que es seguro. ¿Por qué es seguro vacunarse frente a la COVID-19?

En una entrevista con Infosalus, el portavoz COVID-19 de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), el doctor Lorenzo Armenteros del Olmo destaca lo siguiente: "Todas las vacunas autorizadas y comercializadas, además de las que aún quedan por autorizar, han seguido un estricto proceso de investigación sobre humanos, siendo testadas en un número de voluntarios de hasta 5 veces más que cualquier otra vacuna. Podemos afirmar con rotundidad que tienen un perfil de seguridad muy alto con ausencia de toxicidad y unos efectos adversos moderados en un escaso número de personas".

   Sobre qué le diría a una persona que, hoy en día, no tiene claro si vacunarse o no con esta inyección, el doctor afirma que la COVID-19 es una enfermedad de la que desconocemos mucho y sobre todo de la que no tenemos tratamiento. Por ello, según insiste, "el mejor método para evitarla es la vacunación", "y cuanto antes mejor", a la par que defiende que "tenemos la suerte de haber conseguido vacunas en un corto periodo de tiempo y que éstas son muy efectivas".

   Además, argumenta que es necesario que nos vacunemos el mayor número de personas porque de esta forma reduciremos la transmisión de la enfermedad, se reducirán el número de casos, habrá menos ingresos en hospitales y en UCI, así como menos muertos.

   "Si nos vacunamos evitamos la infección; evitando la infección, evitamos la multiplicación del virus; y si el virus no se multiplica, evitamos su mutación. Sin infección no hay multiplicación y sin multiplicación no hay mutación", según describe el doctor Armenteros.

EFECTOS SECUNDARIOS DE LA VACUNA

   En cuanto a los efectos secundarios, el portavoz COVID de la SEMG resalta que en la mayor parte de las personas no se produce ningún efecto secundario o adverso, y como mucho, dolor en la zona de administración de la vacuna.

   Ahora bien, el médico especialista en medicina general y de familia subraya que en determinadas personas pueden aparecer efectos secundarios asociados sobre todo a problemas alérgicos, siendo excepcionales los casos graves. "Generalmente son transitorios y por corto periodo de tiempo, y no precisan tratamiento. Entre ellos podemos destacar: cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos, fiebre, y náuseas. Todos ellos suelen pasar solamente con tratamiento sintomático", agrega.

   De hecho, Armenteros recalca que las reacciones adversas que puedan registrarse tras vacunarse de la COVID son "muy similares" a las de otras vacunas que ya nos han puesto. "Incluso con estas vacunas se producen en un menor número de personas los efectos adversos", matiza el experto.

   Con ello, recuerda que con todas las vacunas contra la COVID-19 ha quedado demostrado el efecto de evitar contraer la enfermedad a dosis completa; además, ensalza que con solo la primera dosis (de aquellas vacunas de las que se administran dos dosis) se reduce de forma drástica el grado de afectación en el caso de contraer la enfermedad.

   Con las vacunas que hay en circulación contra el SARS-CoV-2 el doctor señala que "hoy en día" sabemos que se consigue impedir el desarrollo de la enfermedad, pero no se ha demostrado que impidan infectar a otros, aunque hay signos favorables de que sea posible este efecto.

   Aquí precisa que un reciente estudio realizado en Israel parece demostrar que la vacuna BioNTech/Pfizer no solo protege al que la recibe, sino que evita la transmisión, lo que abre un horizonte de esperanza para conseguir cuanto antes reducir los efectos de esta enfermedad.

   En cuanto a la vacunación de niños frente a la COVID-19, el portavoz de la SEMG ve necesario primero completar los ensayos clínicos para asegurar la eficacia y la seguridad en niños y adolescentes, puntualizando que las actuales vacunas recomiendan utilizarse en mayores de 16 años.

   Además, indica que en esta pandemia la población infantil y adolescente hasta 16 años no se ha considerado como un grupo prioritario a vacunar de momento, ya que existen otros grupos de población con mayor riesgo de enfermedad grave y de complicaciones.

   Aunque no hay descritos problemas de seguridad en la vacunación de embarazadas, el doctor Armenteros mantiene que no hay evidencia suficiente para recomendar su uso durante el embarazo: "En términos generales debe posponerse la vacunación de embarazadas hasta el final de la gestación. Si la embarazada tiene alto riesgo de exposición o alto riesgo de complicaciones, puede valorarse la vacunación de manera individualizada".

   Sin embargo, sostiene que la administración de cualquiera de las tres vacunas que actualmente coexisten en España no supone un riesgo para el lactante, por lo que en mujeres que amamantan y que tienen alto riesgo de exposición, debe valorarse la vacunación. "No siendo necesario suspender la lactancia durante los días posteriores a la vacunación", sentencia.

Contador

Para leer más