Publicado 22/04/2021 11:24CET

Boticaria García destaca el papel "fundamental" de los farmacéuticos al desmentir los bulos en esta pandemia

Archivo - Una farmacéutica con mascarilla despacha en una farmacia el día en que el Boletín Oficial del Estado (BOE) publica el acuerdo de la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos que fija el importe maximo de las mascarillas quirúrgica
Archivo - Una farmacéutica con mascarilla despacha en una farmacia el día en que el Boletín Oficial del Estado (BOE) publica el acuerdo de la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos que fija el importe maximo de las mascarillas quirúrgica - Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

El ibuprofeno y actualmente las vacunas han sido objeto de numerosas 'fake news'

MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

La doctora en Farmacia, graduada en Nutrición Humana y Dietética y en Óptica y Optometría Marián García, también divulgadora científica y sanitaria y más conocida como 'Boticaria García', destaca en una entrevista con Europa Press el "fundamental" papel que los farmacéuticos están cumpliendo en esta pandemia a la hora de desmentir los bulos que están circulando en nuestra sociedad, como el del ibuprofeno y el de los efectos adversos de las vacunas.

"Los farmacéuticos han tenido un papel fundamental en la pandemia. La cruz verde no se ha apagado en ningún momento. Creo que lo que realmente los ciudadanos han entendido es que podían contar con el farmacéutico y muchos se han dado cuenta de que cuando todo fallaba y los centros de salud estaban colapsados, cada persona podía bajar a la farmacia y que le ofrecieran consejo", valora García.

Es más, resalta que uno de los beneficios del modelo español de farmacias es que todos los españoles, vivan donde vivan, tienen una cerca de casa, "y esta pandemia ha puesto de manifiesto lo importante que es".

Por ello, pide un mayor reconocimiento para el personal de la oficina de farmacia: "Están al pie del cañón y cuando por ejemplo ha habido que hacer test de antígenos también han estado ahí. Ahora hay que ponerles en el lugar donde se merecen porque no se les ha valorado correctamente, como al principio de la pandemia, donde no se les dotaron de los EPIS necesarios, y unos 20 compañeros han fallecido. Hoy en día el problema en España es que no tenemos vacunas, no la falta de enfermeras para ponerlas. Los farmacéuticos han demostrado que están ahí para lo que haga falta. Ojalá se les conceda un mayor reconocimiento".

Precisamente, el Consejo General de Colegios Farmacéuticos (CGCOF), la entidad que engloba a todos los colegios farmacéuticos de España, puso en marcha durante las pasadas Navidades una batería de acciones destinadas a cooperar y a garantizar el mayor éxito posible en la campaña de vacunación frente a la COVID-19, tales como desmentir bulos, dar información fiable y colaborar en programas de adherencia y farmacovigilancia sobre vacunas.

Según recuerda el CGCOF, los farmacéuticos son profesionales sanitarios que cuentan con una formación y una capacitación técnica de primer nivel que, junto con la confianza de pacientes y ciudadanos, les convierte en "un punto de información esencial" para desmentir bulos y acabar con la desinformación.

En su informe 'La Farmacia Española frente al COVID-19. Un año de pandemia', hecho público recientemente, el CGCOF ha hecho balance de estos 12 meses de emergencia sanitaria: "Los farmacéuticos han estado en los puntos más críticos de la pandemia, realizando las pruebas del virus, en labores de rastreo, garantizando la producción y distribución y dispensación de medicamentos, investigando o educando a la población".

EL BULO DEL IBUPROFENO Y EL PAPEL DEL FARMACÉUTICO

En este sentido, Boticaria García hace referencia a uno de los grandes bulos que se han difundido durante los primeros meses de esta pandemia sobre el uso del ibuprofeno y la COVID-19, un fármaco que se dijo primeramente que estaba contraindicado para el tratamiento de los síntomas de esta infección; una información que fue desmentida por las autoridades sanitarias como la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), que afirmó en marzo de 2020 que "ningún dato" indicaba entonces que "el ibuprofeno u otros antiinflamatorios no esteroideos agraven las infecciones por COVID-19" y que "los pacientes que estén en tratamiento crónico con ibuprofeno o ketoprofeno no deben interrumpirlo".

"Realmente las fuentes desde España, desde el Ministerio de Sanidad, siempre dijeron que no había problema con el ibuprofeno a la hora de tratar la COVID-19, pero lo recomendado es el paracetamol en estos casos, como para todas las infecciones respiratorias. Con lo cual, si se hubiera consultado lo que decía el Ministerio de Sanidad desde el principio no se hubiera dado cancha al bulo. El problema es que la prensa se dedicó a dar voz a lo que se decía en Francia, que resultaba más atractivo, en lugar de dar voz a nuestro Ministerio de Sanidad, y hoy un año después sabemos que no hay problema con el ibuprofeno, aunque hace un año también lo sabíamos", explica Boticaria García al respecto.

Con ello, la farmacéutica indica que para las infecciones respiratorias el fármaco que se usa con frecuencia es el paracetamol, subrayando que "los antigripales suelen llevar el paracetamol", aunque incide en que "el ibuprofeno no es malo, y también se ha recomendado frente a la COVID-19".

A su juicio, los riesgos de difundir bulos sanitarios "son graves" porque realmente la desinformación provoca que se tomen muchas decisiones que puede poner en riesgo la salud de todos.

Sobre cómo contrarrestar este tipo de informaciones falsas en salud, más en pandemia, García resalta que lo importante es formar a la población con información de calidad para que logren un "espíritu crítico", de forma que si reciben un bulo sean capaces de detectar que eso que oyen no es verdad. "No hay que esperar a que un influencer diga una estupidez y el divulgador lo desmienta. Muchas veces desmontando bulos se les da más publicidad a la estupidez que ha dicho el artista, cantante, o divulgador", ha afirmado.

A su vez, sostiene que, si un ciudadano recibe por redes sociales un posible bulo, lo mejor que debe hacer para contrastarlo es consultar con las fuentes oficiales (OMS, CDC, Ministerio de Sanidad español, según cita), y si no preguntar a sanitarios de referencia, como los farmacéuticos.

Para leer más