Actualizado 29/06/2021 14:33 CET

REDAN atiende cada año a 2.000 usuarios de drogas por vía intravenosa, a los que acerca el tratamiento de la hepatitis C

   Es el tercer documental del proyecto de Gilead 'G-Stories, ideas llenas de vida'

   BARCELONA, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Gilead ha publicado en las redes sociales el video documental 'Una realidad diferente', que explica el trabajo del Centro de Reducción de Daños (REDAN), en el barrio barcelonés de La Mina, donde atienden anualmente a unos 2.000 usuarios de drogas por vía intravenosa, colectivo que no suele ir a los centros sanitarios.

   Este REDAN, abierto desde 2004 y perteneciente al Parc de Salut, "acerca el diagnóstico y el tratamiento" del virus de la hepatitis C a los usuarios, sin necesidad de acudir a un centro hospitalario, informa Gilead este lunes en un comunicado.

   El centro de La Mina --barrio con mucho movimiento de venta y consumo de droga-- trabaja para avanzar así en la eliminación de la hepatitis C, y ha constatado que el consumo diario de drogas en estos usuarios se ha reducido desde casi un 70% hasta el 36% aproximadamente.

   Este proyecto surge de la colaboración de la Unidad de Hepatitis del Hospital Clínic de Barcelona, el Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona), el Centro de Estudios epidemiológicos sobre las Infecciones de Transmisión Sexual y Sida de Catalunya, la Conselleria de Salud de la Generalitat y Gilead.

   Gilead le dedica el tercer documental de su proyecto 'G-Stories, ideas llenas de vida', para reflejar historias de éxito de pacientes gracias a proyectos que cambian la vida "de personas con enfermedades con necesidades médicas no cubiertas en España".

   Desde mayo de 2019 se hicieron en este centro 420 pruebas de hepatitis C, y se iniciaron 168 tratamientos, de los cuales se tienen datos de respuesta viral sostenida de 148 usuarios, y de muchos de ellos seguimiento de hasta de 60 meses.

   La hepatóloga del Clínic Sabela Lens ha explicado que la idea surgió para acercar la medicina a este grupo poblacional, con alta prevalencia del virus de la hepatitis C pero que no iniciaban el tratamiento antiviral.

"ROMPER EL MURO" DEL HOSPITAL

   Un hepatólogo prescribe el tratamiento desde el Clínic de forma remota y una enfermera del REDAN acerca la medicación al paciente, con lo que se pretende "romper el muro que hay en el hospital" y llevar la medicina hasta donde es necesaria, según Lens.

   Anna Miralpeix (Hospital Clínic) ha explicado que las personas que acuden "tienen generalmente grandes dificultades": casi una tercera parte no tienen domicilio, tres cuartas partes no tienen trabajo y más de la mitad han estado alguna vez en la cárcel.

   El REDAN está cerca de puntos de tráfico de droga, por varias razones: contribuye a evitar el consumo de droga en la calle; porque solo pasan 10 minutos desde que un usuario compra la droga hasta que la toma; y porque, según la coordinadora, Noemí González, se intenta que todas las personas que consumen "lo puedan hacer en un lugar higiénico y seguro".

EL 20% SE REINFECTA

   A los usuarios que en algún momento han tenido contacto con la hepatitis se les hace en el centro la prueba del Genexpert sobre hepatitis C: si dan positivo se les hace la prueba del Fibroscan sobre daños hepáticos.

   Además, el Hospital Germans Trias i Pujol hace el análisis de las reinfecciones, que se dan en un 20% de los consumidores de drogas.

Para leer más