Publicado 08/06/2020 18:19CET

La ventilación mecánica prolongada en UCI puede provocar una pérdida de independencia en los pacientes

Ventilación mecánica
Ventilación mecánica - VITHAS NEURORHB

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

La ventilación mecánica prolongada en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) puede provocar una pérdida de independencia en los pacientes, según ha avisado la directora clínica de Vithas NeuroRHB en el hospital Vithas Valencia Consuelo, Carolina Colomer.

"Estudios anteriores de pacientes con largas estancias en UCI y dependientes de ventiladores, confirman que casi un tercio de los pacientes que experimentan síndrome post-UCI no vuelven a trabajar y otro tercio de ellos no vuelve a realizar un trabajo similar a su estancia en cuidados intensivos", ha dicho.

Además, prosigue, por lo menos el 25 por ciento de estos pacientes experimentan una dramática pérdida de independencia y requieren asistencia en las actividades de la vida diaria un año después de su ingreso en cuidados intensivos, lo que supone una "enorme carga" para los cuidadores "informales y formales".

Según explica la profesional, los pacientes que precisan de una estancia en unidades de cuidados intensivos sufren una disminución de la capacidad de ejercicio, discapacidad y una calidad de vida comprometida durante meses, incluso años después de los cuidados intensivos y, por ello, hay un "claro consenso" en que la rehabilitación temprana es la mejor estrategia para tratar la polineuropatía y la miopatía de enfermedades críticas.

"Dicha rehabilitación facilita y mejora la recuperación a largo plazo y la independencia funcional de estos pacientes. Es más, no se debe pensar que los pacientes que sobreviven a la covid-19 tras pasar por UCI con ventilación mecánica, durante varias semanas, pueden ser dados de alta hospitalaria sin más atención médica domiciliaria, ya que cuando se produce la recuperación de las consecuencias de enfermedad respiratoria grave, también hay que tratar las discapacidades secundarias que resultan de los tratamientos de cuidados intensivos", ha argumentado.

Por ello, la experta ha señalado que los pacientes con el síndrome Post-UCI y otras condiciones severas requerirán no sólo de un examen adecuado, sino también de una rehabilitación temprana y otras intervenciones multidisciplinares para su mejor recuperación. De hecho, muchas instituciones de rehabilitación ya están involucradas en cuidados intensivos para pacientes que han superado la Covid-19.

Vithas NeuroRHB ha elaborado un plan de tratamiento específico para la recuperación funcional de este tipo de pacientes que centra su intervención en la rehabilitación física y neuropsicológica del paciente de forma intensiva. Este tratamiento incluye, entre otros aspectos, una rehabilitación del equilibrio dinámico y estático con entornos de realidad virtual propios, rehabilitación de alcances y destreza de manos, entrenamiento del miembro superior y de la marcha con sistemas robóticos.

Además, el servicio en caso de necesidad puede realizar prescripción de farmacología específica, infiltración de toxina botulínica o infiltraciones articulares o peritendinosas analgésicas, rehabilitación de las funciones cognitivas, procesos atencionales y mnésicos, habilidades visuoespaciales y visuocontructivos, tareas de planificación y organización con realidad virtual, estimulación basal y multisensorial clínica y técnicas de estimulación central y periférica con tDCS (estimulación transcraneal), TMS (técnica magnética transcraneal) y taNVS (estimulación del nervio vago).